Acaba de publicarse el borrador del anteproyecto de Ley de pesca continental de Galicia. Lo leeremos con calma y en los próximos días iremos desmenuzando el anteproyecto de Ley por partes.

Nos llama la atención este párrafo: La tendencia a la baja en el número de licencias de pesca deportiva expedidas y Galicia en las últimas dos décadas ha sido constante. En el año 2000 este número rozaba las 91.000 licencias, rondando actualmente esta cifra las 46.000.

Por si alguno no lo tiene claro el número de licencias bajó drásticamente por la cantidad de limitaciones que se establecieron en contra de los pesadores; por ejemplo las impuestas en las últimas decadas en el río Ulla :

  • La prohibición de pescar a cebo natural en las zonas consideradas salmoneras.
  • La prohibición de pescar con cualquier tipo de cebo vivo en las zonas consideradas salmoneras.
  • La finalización de la pesca en las zonas libres el 31 de julio
  • La obligación de pescar sin muerte (en las zonas consideradas salmoneras) en los cotos de reo en los meses de agosto, septiembre o una vez que se cubra el cupo salmonero establecido para un río.

La suma de los cuatro puntos que citamos arriba ha generado un descenso drástico en el número de licencias expedidas por la administración. De la misma forma que lo hará la prohibición de la pesca con pesos que lleven plomos. Otra norma que sin duda dejará el número de licencias en unas 20.000.

Tengo que felicitar a aquellos que se toman las molestias de hacer una nueva ley de pesca, que como siempre, incide directamente con más normas absurdas sobre los pescadores.

BORRADOR DEL ANTEPROYECTO DE LEY DE PESCA CONTINENTAL DE GALICIA

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Galicia posee una incomparable red fluvial y unos recursos ictícolas de excepcional valor ambiental, que constituyen no solo unos de las principales señales de identidad de nuestra Comunidad Autónoma sino que además son fuente de desarrollo turístico, económico y social del medio rural gallego.

Sin embargo, este patrimonio natural se ve amenazado en las últimas décadas por problemas tales como el cambio climático, las sequías, la contaminación, el furtivismo y la introducción de especies exóticas invasoras, cuestiones que también tienen incidente directo en la actividad de la pesca continental, puesto que implican una merma de los recursos piscícolas pescables.

Por su parte, la propia actividad de la pesca continental también sufrió una importante evolución a lo largo de los años, pasándose de su consideración inicial como fuente de alimentación, hasta su concepción actual como actividad recreativa y deportiva, acorde con la mayor concienciación social de la necesidad de proteger el medio ambiente y los recursos naturales que lo integran.

Todo esto obliga a la definición de nuevas estrategias de gestión que garanticen que su práctica sea compatible de cara a las generaciones futuras con un aprovechamiento que se sostenga en el tiempo y con la protección del medio ambiente. La tendencia a la baja en el número de licencias de pesca deportiva expedidas y Galicia en las últimas dos décadas ha sido constante. En el año 2000 este número rozaba las 91.000 licencias, rondando actualmente esta cifra las 46.000.

Sobre la base de estas consideraciones, resulta necesaria una actualización y modernización de la regulación de la pesca continental en nuestra Comunidad Autónoma, partiendo de la experiencia acumulada a lo largo de los más de veintiséis años de vigencia de la Ley 7/1992, de 24 de julio , de pesca fluvial, mediante el establecimiento de las previsiones necesarias para avanzar hasta una pesca continental más sostenible en la que se incentive la práctica de la pesca sin muerte, y que además promuevan el acercamiento de nuestros jóvenes al medio natural, garantizando el relieve generacional en el ejercicio de la pesca.

La distribución competencial en esta materia se encuentra regulada en el artículo 148.1.11ª de la Constitución Española y en el artículo 27.15 del Estatuto de Autonomía de Galicia, aprobado por la Ley Orgánica 1/1981, de 6 de abril, que atribuyen la competencia exclusiva en materia de pesca fluvial y lacustre a la Comunidad Autónoma de Galicia, además de las que también le reconocen los artículos 27.21 y 27.22 en materia de promoción y ordenación del turismo dentro de la Comunidad, y de promoción deportiva y de la idónea utilización del ocio.

No obstante, y dado el carácter transversal de esta materia, también deben tenerse en cuenta las competencias exclusivas estatales, principalmente en lo relativo al establecimiento de la legislación básica sobre protección del medio ambiente y de la legislación, ordenación y concesión de los recursos y aprovechamientos hidráulicos cuando las aguas discurran por más de una Comunidad Autónoma –artículos 149.1.23ª y 149.1.22ª de la Constitución Española-, sin perjuicio de las facultades de las Comunidades Autónomas de establecer normas adicionales de protección y de las competencias que estas tienen para la gestión en materia de protección del medio ambiente.

Conforme con el artículo 129 de la ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, procede señalar que esta norma se ajusta a los principios de necesidad y eficacia, dado que el derecho a disfrutar de un medio ambiente idóneo para el desarrollo de la persona y la preservación del medio natural y de la biodiversidad, su mejora, restauración y uso sostenible se configuran como razones de interés real y los fines que motivan esta disposición de rango legal; a los principios de proporcionalidad y seguridad jurídica, al establecer los contenidos necesarios para regular el ejercicio de la pesca continental, sin resultar excesiva o deficitaria en su regulación y al establecer un marco jurídico claro y fácilmente comprensible para los distintos destinatarios de esta disposición, al tiempo que acorde con la normativa europea y estatal de carácter básico en la materia; al principio de transparencia, al garantizar en su articulado los derechos del público en general a acceder a toda la información documental y gráfica de que disponga la Administración en esta materia objeto de regulación y al principio de eficiencia, donde el régimen de intervención administrativa previsto en la misma, se entiende como el imprescindible y necesario para poder hacer efectivo el dispuesto en el artículo 45 de la Constitución Española.

Por otra parte, con la redacción de la nueva ley hace falta proceder a la adaptación de la normativa autonómica en la materia de autorización al dispuesto en la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de garantía de la unidad de mercado, que diseña un sistema que elimina regulaciones innecesarias, establece procedimientos más ágiles y minimiza las cargas administrativas, con el fin de fomentar e impulsar el emprendimiento y la iniciativa de los operadores económicos. No obstante, esa pretensión no puede desconocer las especificidades propias del relacionado con el ejercicio de la pesca continental, especialmente atendiendo a la necesidad de fomentar el aprovechamiento ordenado de los recursos piscícolas, lo que hace preciso configurar un régimen propio descrito en esta ley respeto de la exigencia de licencias, permisos y autorizaciones.

El reflejo legal en pro de la autorización acogía una interpretación conciliable con las previsiones de la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre  de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior, que se vio afectada, primero, por la Ley 17/2009, de 23 de noviembre , sobre libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, y más tarde por la Ley 20/2013, de 9 de diciembre , de garantía de la unidad de mercado, especialmente respeto del control administrativo, al declarar la antedicha ley genéricamente el libre acceso y ejercicio de todas las actividades económicas en todo el territorio nacional, con la única limitación de lo establecido en esa ley a lo dispuesto en la normativa de la Unión Europea o en tratados y convenios internacionales.

A pesar de lo anterior, el mantenimiento del régimen de autorización es una garantía necesaria para determinados usos y actuaciones, fundamentada en razones imperiosas de protección del ambiente e interés general, que, en suma, se constituyen en una garantía para la ciudadanía.

En definitiva, la exigencia del régimen de autorización, sometido a los principios de necesidad y proporcionalidad, de sobra motivados legalmente y con especificación de su concurrencia, se encuentra circunscrita a que esas razones no puedan salvaguardarse mediante la presentación de una declaración responsable o de una comunicación previa.

La presente ley consta de 88 artículos, divididos en seis títulos, tres disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias, una derogatoria, tres disposiciones últimas y dos anexos. Las rúbricas de los títulos hacen referencia a “ Disposiciones generales” (Título I, artículos 1 a 16), “Aprovechamientos” (Título II, artículos 17 a 37), “Planificación y ordenación piscícola” (Título III, artículos 38 a 59), “Conservación y fomento de la riqueza piscícola” (Título IV, artículos 60 a 65), “Actividades tradicionales de pesca continental de carácter etnográfico” (Título V, artículo 66) y “ Inspección y régimen sancionador” (Título VI, artículos 67 a 88).

El Título I (artículos 1 a 16) está compuesto por seis capítulos, y establece en primer lugar su objeto, ámbito de aplicación y principios generales, reconociendo el derecho a pescar. Por lo que se refiere al objeto y al ámbito de aplicación se le da continuidad a lo dispuesto en la Ley 7/1992, de 24 de julio; y se recoge de una manera explícita el derecho a pescar, como un derecho que corresponde a cualquier persona que no se encuentre inhabilitada específicamente para el ejercicio de la pesca y que cumpla con los requisitos que establezca la ley y su normativa de desarrollo; respeto a los principios generales, se actualiza su redacción y se incorporan más principios, pudiendo destacar el aprovechamiento ordenado y sostenible de los recursos pesqueros del medio acuático continental, el desarrollo y mantenimiento de la biodiversidad autóctona de los ecosistemas acuáticos y de sus poblaciones de fauna y flora y la igualdad en el acceso al ejercicio de la pesca así como el fomento de la pesca recreativa y deportiva como herramienta de desarrollo turístico, económico y social en el medio rural de Galicia.

Se incorpora un artículo específico de definiciones que contribuyen a una mejor comprensión del contenido de la ley y se establecen determinados mecanismos de colaboración y cooperación para fomentar la conservación y aprovechamiento sostenible de los recursos piscícolas con otras Administraciones e instituciones públicas y privadas, con propietarios y usuarios del territorio, así como con entidades de custodia del territorio.

Recoge la necesidad de integrar la consecución de los principios inspiradores de esta ley dentro de las acciones desarrolladas a nivel autonómico en materia de educación ambiental y de fomentar tanto la investigación como la formación en materia de pesca continental, promoviendo la implicación de la ciudadanía en la conservación de los ecosistemas acuáticos continentales. Como novedad y con la finalidad de promover el relevo generacional tan necesario, se crean las escuelas del río como instrumento específicamente dirigido a la formación de los pescadores noveles y a fomentar su acercamiento a nuestros ríos.

En este mismo título se crea el Fondo para la gestión de la pesca continental que se vincula a la financiación de las actuaciones previstas en esta ley para el ejercicio de la pesca y para la conservación y recuperación de los ecosistemas acuáticos.

Teniendo en cuenta el carácter transversal de la pesca continental, se recoge la integración del principio de aprovechamiento sostenible de los recursos piscícolas en diferentes actuaciones sectoriales, dando también cumplimiento de este modo al principio de coordinación entre las diferentes Administraciones competentes. Entre estas actuaciones sectoriales se incide especialmente en la consideración de la pesca continental como un instrumento de desarrollo turístico del medio rural y en la necesidad de informe preceptivo de la Consellería competente en materia de pesca fluvial en los procedimientos para el otorgamiento de autorizaciones y concesiones por la Administración hidráulica competente que puedan afectar a las especies piscícolas o al ecosistema fluvial, resultando además este informe determinante cuando tengan por objeto la anulación o el vaciado de una masa de agua en la que exista población ictícola o impliquen el establecimiento de corrientes de derivación o aportación; y se prohíbe cualquier tipo de vertido que pueda perjudicar a la fauna piscícola.

Asimismo, se contempla la necesidad de informe preceptivo de la consellería competente en materia de pesca continental en los supuestos de aprovechamiento y usos de la vegetación de ribera que no supongan meras actuaciones menores de mantenimiento y conservación, clarificando y simplificando de este modo el procedimiento existente en relación con este tipo de aprovechamientos.

Por último, este primer título mantiene el importante papel de los órganos de asesoramiento en materia de pesca fluvial, ya existentes en la actualidad.

El Título II (artículos 17 a 37) se dedica a la regulación de los aprovechamientos piscícolas y está compuesto por siete capítulos.

Como importante novedad, se recoge la posibilidad de que se pueda acreditar el cumplimiento de los requisitos exigidos para el ejercicio de la pesca continental por otros sistemas de identificación distintos de la documentación original correspondiente.

En la regulación de la licencia de pesca continental se incorporan varias novedades respeto a la regulación anterior. Como una de las medidas previstas en esta ley para fomentar el relevo generacional en el ejercicio de la pesca y acercar a los más pequeños a nuestros ríos, se exime de la necesidad de obtener la licencia de pesca a las personas con edad igual o inferior a catorce años cuando vayan acompañados de una persona mayor de edad que sea titular de una licencia de pesca continental; además quedan exentos del pago de tasas por la obtención de licencia los mayores de sesenta y cinco años con vecindario administrativo en la Comunidad Autónoma de Galicia; para agilizar la tramitación del procedimiento de obtención de estas licencias se prevé la promoción del empleo de medios telemáticos; y se permite el establecimiento de convenios de reciprocidad o acuerdos con otras Comunidades Autónomas para permitir la práctica de la pesca con una única licencia otorgada por alguna de estas Administraciones.

Respeto a los permisos de pesca, esta ley recoge una regulación más detallada que la establecida en la ley anterior, incorporando cómo importante novedad a gratuidad de los permisos de pesca sin muerte para todas las personas menores de edad, con la finalidad de incentivar y fomentar la instauración de esta modalidad de pesca deportiva entre las generaciones futuras, como elemento fundamental para la preservación de nuestros recursos y como herramienta y exponente máxima de los valores y del respeto al medio ambiente asociados a su práctica.

La regulación de la pesca fluvial desde embarcaciones y artefactos flotantes también encuentra un mayor desarrollo respeto a la regulación anterior, añadiendo dos novedades. Por un lado, la exigencia de que en la Orden anual de pesca continental se determinen las zonas hábiles para la navegación y los cursos y masas de agua donde se permita la utilización de embarcaciones o artefactos flotantes para la práctica de la pesca y, por otro lado, permitiendo con carácter general, la pesca desde embarcaciones o artefactos flotantes en aguas embalsadas y zonas de desembocadura, con las excepciones que se puedan establecer en la Orden anual de pesca continental.

Otras de las novedades introducidas por la ley es que se permite específicamente la pesca desde aparatos de flotación como el “pato” en las aguas pescables embalsadas, siempre que su empleo no se encuentre expresamente prohibido en la Orden anual de pesca continental.

Se amplían por su parte, los supuestos de pesca y transporte de especies acuícolas y de sus huevos sometidos a autorización especial, incluyendo además de los ya previstos anteriormente, los fines divulgativos, educativos, sanitarios, de seguridad y biológicos.

Como reconocimiento al importante papel que han desempeñado estos años en favor de la riqueza piscícola, de manera expresa la ley contempla la posibilidad que tiene la

Administración autonómica de suscribir convenios de colaboración con las asociaciones o sociedades de pescadores de carácter no lucrativo que acrediten la condición de entidades colaboradoras, con fines de fomento o especial protección de la pesca.

Otra importante novedad de la ley es que detalla la lista de especies pescables en Galicia, permitiendo no obstante que la Consellería competente en materia de pesca continental pueda modificarlas por vía reglamentaria, previa justificación técnica. También se prohíbe, salvo excepciones, el aprovechamiento de especies acuáticas incluidas en el Catálogo gallego de especies amenazadas y se permite el establecimiento de un régimen especial de protección para las masas de agua en las que estas habiten. Además, también se permite la adopción de medidas de gestión específicas para facilitar el control y la captura de las especies exóticas invasoras, prohibiéndose su devolución a las aguas, en consonancia con la legislación básica estatal en esta materia.

Se regulan con mayor grado de detalle las artes, los medios y las modalidades de pesca. En lo que alcanza a las prohibiciones, se mantienen las ya existentes y se incorporan, entre otras, las sustancias o aparatos paralizantes, tranquilizantes, atrayentes o repelentes de peces, los pesos que contengan plomo y la pesca con peces vivos.

Con respeto a la comercialización y transporte de los ejemplares capturados, se clarifica en esta ley la prohibición genérica de comercialización de cualquier especie procedente de la pesca recreativa o deportiva ejercida en las aguas continentales de Galicia y se introduce también como novedad en materia de posesión y transporte, un sistema de autoguiado para los ejemplares de reo pescados legalmente.

El Título III (artículos 38 a 59) es el más extenso de la ley y se dedica a la regulación de la planificación y ordenación piscícola.

En este título se incluyen dos capítulos, el primer relativo a la clasificación de las masas de agua, y el segundo a la planificación de los aprovechamientos de la pesca continental. Por lo que se refiere a las masas de agua, la ley las clasifica como aguas pescables y aguas no pescables.

Las aguas pescables pueden ser, a su vez, aguas libres para la pesca o aguas sometidas a régimen especial.

Por su parte, las aguas sometidas a régimen especial se clasifican en cuatro categorías: cotos de pesca, masas de agua de especial interés para la riqueza piscícola, escenarios deportivo-sociales y de formación y aguas de pesca de aprovechamiento privado. Respeto a los cotos de pesca, se establece una clasificación de estos en atención a su aprovechamiento, pudiendo tratarse de cotos de pesca en régimen natural, cotos de pesca en régimen natural sin muerte y cotos de pesca intensiva.

En esta clasificación, destacar la novedad que supone la creación de dos categorías específicas de aguas pescables que no existían con anterioridad: los escenarios deportivo-sociales y de formación y las aguas de pesca de aprovechamiento privado, los primeros con la finalidad de promover la realización de competiciones deportivas, el entrenamiento, la formación y la divulgación de la actividad de la pesca entre la sociedad, y las segundas con la finalidad de promover la práctica de la pesca en ciertas masas de agua sin conexión con cursos naturales, como medida de impulso socioeconómico del rural.

Por su parte, las aguas no pescables podrán ser vedados de pesca, que tendrán carácter temporal, o reservas piscícolas, donde se prohibirá el ejercicio de la pesca de todas o algunas de las especies presentes con carácter permanente.

Respeto a la planificación de los aprovechamientos de los recursos piscícolas, se establecen tres instrumentos de planificación, configurados de manera jerárquica: el Plan gallego de ordenación de la pesca continental –novedad de la ley, y que se configura como el instrumento de planificación estratégica para la gestión de la pesca continental de la Comunidad Autónoma de Galicia-, los planes técnicos de gestión de recursos piscícolas y la Orden anual de pesca continental.

En la ley se regula detalladamente el contenido, la vigencia y el procedimiento de aprobación de estos instrumentos de planificación, procedimiento en el que se fomenta la participación pública.

El Título IV (artículos 60 a 65) establece previsiones para conseguir la adecuada conservación y fomento de las poblaciones piscícolas.

Respeto a las medidas previstas para la conservación de la población piscícola, destacan las restricciones a los aprovechamientos piscícolas, que mismo podrán ser temporales, y la prohibición de la alteración de los frezaderos.

Entre las medidas de fomento de las poblaciones ictícolas se contemplan las repoblaciones piscícolas y las sueltas, añadiéndose como novedad, que las sueltas y las repoblaciones se realizarán siempre con especies autóctonas, salvo en el caso de establecimientos privados de pesca en régimen intensivo que no tengan comunicación con ningún cauce, en los que se podrá permitir la suelta de otras especies según las condiciones establecidas por la normativa estatal aplicable en la materia. Como novedad, se establece que las repoblaciones deberán contar con una planificación previa de la Consellería competente en materia de pesca continental.

También se mantiene la necesidad de promover determinadas instalaciones que sirvan para la recuperación y conservación de las poblaciones piscícolas salvajes y del medio en el que se desarrollen, instalaciones entre las que se incluyen los centros ictiogénicos, que se declaran de interés general y que se gestionarán por la Consellería competente en materia de pesca continental.

El Título V (artículo 66) es lo más breve de este Anteproyecto de ley y se dedica a las actividades tradicionales de pesca continental de carácter etnográfico, definidas como actividades representativas de la cultura y formas de vida tradicionales gallegas, merecedoras por lo tanto de una especial protección, con el objetivo de garantizar su transmisión, promoción y puesta en valor.

Por último, el Título VI (artículos 67 a 88) establece las previsiones relativas a la inspección y al régimen sancionador.

En materia de vigilancia e inspección, se debe destacar la importante labor desarrollada a lo largo de estos años por el personal con funciones de vigilancia y control dependiente de la Consellería competente en materia de pesca continental. Esto motiva la necesidad de establecer de manera más pormenorizada las previsiones para el desarrollo de las tareas inherentes a una correcta vigilancia, inspección y control, mediante la regulación específica tanto de las facultades y deber de este personal en el ejercicio de sus funciones, como del propio desarrollo de esta actuación inspectora y de la documentación derivada de ella, estableciéndose una serie de previsiones que tienen por objeto garantizar el cumplimiento del dispuesto en esta ley.

Respeto a la tipificación y clasificación de las infracciones y sanciones, se actualiza la redacción de los comportamientos constitutivos de infracción y se elimina, respeto a la regulación anterior, la categoría de las infracciones menos graves. También resulta destacable la previsión que permite imponer la cuantía sancionadora prevista para el tipo infractor inmediatamente inferior, en caso de que la persona interesada restaure el medio natural al estado previo al hecho de producirse la infracción, antes de que finalice el procedimiento sancionador.

En esta línea, la ley dedica una atención especial a la reparación del daño causado y a la reposición de la situación alterada a su estado anterior, aspectos que pueden ser materialmente tan importantes como la misma tipificación de la infracción y la determinación de la sanción aplicable.

Respeto al procedimiento sancionador, se mantienen, en términos generales, las disposiciones contenidas en la ley anterior, con algunas modificaciones menores dirigidas a conseguir una regulación más clara y detallada, y se recogen dos novedades importantes. En primer lugar, se introducen las reducciones de las cuantías de las sanciones previstas en la normativa básica estatal reguladora del procedimiento administrativo común para los supuestos de reconocimiento de la responsabilidad y pago voluntario de la sanción y, en segundo lugar, se desarrolla la regulación de las condiciones para poder proceder al decomiso de los medios empleados para la comisión de las infracciones o de los productos o ejemplares objeto de estas infracciones.

Con respeto a las cuantías de las sanciones, se modifican los importes de las multas correspondientes, con el fin de garantizar el principio de proporcionalidad.

Las disposiciones que acompañan al articulado tienen por objeto adecuar las situaciones preexistentes a la nueva situación jurídica creada por la presente ley.

Por su parte, el anexo I, fija los límites de las zonas de desembocadura y el anexo II establece el listado de las especies pescables en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia.

Por todo el expuesto, el Parlamento aprobó y yo, de conformidad con el artículo 13.2 del Estatuto de Autonomía y con el artículo 24 de la Ley 1/1983, de 22 de febrero, de normas reguladoras de la Xunta y de su Presidencia, promulgo, en nombre del Rey la Ley de pesca continental de Galicia.

 

Título I 

Disposiciones generales

 

CAPÍTULO I

Disposiciones generales 

Artículo 1. Objeto y ámbito de aplicación

El objeto de esta ley es regular, proteger y fomentar el derecho al ejercicio de la pesca continental y el ordenado aprovechamiento de los recursos piscícolas en todos los cursos y masas de agua continentales situados dentro de los límites territoriales de la Comunidad Autónoma de Galicia.

Artículo 2. Derecho a pescar

El derecho a pescar en aguas continentales le corresponde a toda persona que no se encuentre inhabilitada específicamente para el ejercicio de la pesca y que además cumpla los restantes requisitos exigidos al efecto en esta ley y en su normativa de desarrollo.

Artículo 3. Principios generales

Son principios inspiradores de la presente ley:

  1. la) El aprovechamiento ordenado y sostenible de los recursos pesqueros del medio acuático continental.
  2. El desarrollo y mantenimiento de la biodiversidad autóctona de los ecosistemas acuáticos y de sus poblaciones de fauna y flora para contribuir a alcanzar un buen estado ecológico de los ecosistemas acuáticos continentales.
  3. La igualdad en el acceso al ejercicio de la pesca.

 

  1. La conservación y recuperación de los ecosistemas acuáticos continentales.
  2. La coordinación entre las Administraciones competentes en el medio acuático continental para conseguir los objetivos fijados en esta ley.
  3. La garantía de la participación ciudadana en la observancia de los preceptos de la presente ley y en la consecución de sus objetivos.
  4. El fomento de la pesca deportiva y recreativa como herramienta de desarrollo turístico, económico y social en el medio rural de la Comunidad Autónoma de Galicia.
  5. El fomento de la investigación, la formación y la divulgación en todo el relativo a los ecosistemas acuáticos continentales, para favorecer y promover la pesca responsable, en coordinación con las universidades gallegas y con las demás instituciones de investigación públicas o privadas.

Artículo 4. Definiciones

A los efectos de esta ley, se entenderá por:

  1. Acuerdo de custodia del territorio: pacto suscrito de modo voluntario entre un propietario o titular de un derecho sobre un territorio y una entidad de custodia del territorio sobre la manera de conservarlo y gestionarlo.
  2. Actuaciones menores de mantenimiento y conservación: tendrán la consideración de actuaciones menores de mantenimiento y conservación sobre el dominio público hidráulico, aquellas consistentes en la retirada de árboles muertos y podas de árboles que impidan accesos al canal o a su servidumbre de paso, siempre que no impliquen pérdida del sustrato arbóreo de la ribera; la retirada de árboles muertos y podas de árboles que reduzcan la capacidad del canal; la retirada de elementos arrastrados por la corriente que obstruyan el canal y especialmente en las obras de paso sobre él, o que constituyan un elemento de degradación o contaminación del dominio público hidráulico y/o el mantenimiento de las secciones de aforo de las redes oficiales de estaciones de aforo.
  3. Aguas continentales: todas las aguas en la superficie del suelo situadas hacia la tierra desde la línea que sirve de base para medir la anchura de las aguas territoriales. También son aguas continentales a los efectos de esta ley, las zonas de desembocadura en el mar comprendidas entre el límite superior de las aguas salobres y las líneas que se relacionan en el anexo I de esta ley y aquellas otras en las que por su interés en especies piscícolas continentales, anádromas o catádromas, permanentes o estacionales, hace falta establecer medidas para la conservación, la protección y el fomento de estas especies. En los ríos en los que no esté definida una zona de desembocadura en el mar, se entenderá que esta llega hasta la línea recta imaginaria que una los puntos de intersección de las dos orillas del río con la costa en las mareas más bajas, sin que nunca pueda exceder la anchura o amplitud de esta línea de un kilómetro.
  4. Aguas de salmónidos: aguas en las que exista constancia de la presencia significativa de truchas, reos o salmones.
  5. Canal: lecho artificial por donde se conduce el agua para darle salida o para diversos usos.
  6. Canal de derivación: lecho artificial comprendido entre una obra de captación de agua y las instalaciones en las que es utilizada.
  7. Canal de restitución o de aportación: lecho artificial que reintegra las aguas a su lecho natural una vez utilizadas.
  8. Cebar las aguas: incorporar a las aguas materias que puedan constituir un alimento para los peces, o la fauna acuática en general, con el fin de atraerlos o agruparlos en una determinada área.
  9. Cebo: la sustancia, el organismo vivo o muerto o el objeto que sirve para atraer pescados o crustáceos en la acción de pescar.
  10. Comercialización: compra-venta, transacción, cambio o puesta a la disposición de terceros de los productos de la pesca, así como la exposición, almacenamiento o depósito en establecimientos públicos o en sus dependencias auxiliares siempre que por la actividad desarrollada en ellos se prevea que puedan tener como destino el consumo público.
  11. Cuenca hidrográfica: superficie de terreno cuya escorrentía superficial fluye en su totalidad a través de una serie de corrientes, ríos y, eventualmente, lagos hacia el mar por una única desembocadura, estuario o delta.
  12. Contaminación: la introducción directa o indirecta, a consecuencia de la actividad humana, de sustancias o calor en las aguas que puedan ser perjudiciales para la salud humana o para la calidad de los ecosistemas acuáticos, o de los ecosistemas terrestres que dependen directamente de los ecosistemas acuáticos, o que causen daños a los bienes materiales o deterioren o dificulten el disfrute y otros usos legítimos del medio ambiente.
  13. Custodia del territorio: conjunto de estrategias e instrumentos a través de los cuales se implican a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos.
  14. Daño a la riqueza piscícola: cualquier lesión, enfermedad, malformación o mortandad ocasionada a las especies o poblaciones acuáticas en cualquier fase de su desarrollo, así como cualquier alteración de las condiciones químicas, físicas o biológicas de las masas de agua continentales.
  15. Embarcación o artefacto flotante: todo objeto flotante con una eslora mínima de 2.5 m con capacidad para navegar, y decir, que tenga una propulsión y un gobierno, independientemente de su utilidad o finalidad y que conforme a la normativa vigente en materia de aguas no tenga la consideración de objeto complementario del baño.
  16. Embalse: obra hidráulica consistente en un recinto artificial para el almacenamiento de agua limitado, en todo o en parte, por la presa. También puede referirse al conjunto de terreno, presa y agua almacenada, junto con todas las estructuras auxiliares relacionadas con estos elementos y con su funcionalidad.
  17. Especie anádroma: especie acuática que se reproduce en las aguas continentales y reside en el mar durante otras fases de su ciclo vital.
  18. Especie catádroma: especie acuática que se reproduce en el mar y reside en las aguas continentales durante otras fases de su ciclo vital.
  19. Especie de estuario: especie acuática que puede habitar tanto en aguas dulces como en aguas salobres o saladas.
  20. Especie migradora: especie que realiza desplazamientos, por lo general periódicos y regulares, en la búsqueda de masas de agua específicas para cumplir determinadas fases de su ciclo biológico.
  21. Especie piscícola continental: peces que realizan todo o alguna parte de su ciclo biológico en las aguas continentales.
  22. Establecimiento privado de pesca en régimen intensivo: aquellas instalaciones autorizadas por la consellería competente en materia de pesca continental, donde la acción de pescar se realice sobre poblaciones procedentes de sueltas, y ubicadas sobre charcas, estanques o masas de agua similares de titularidad privada, sin conexión con cursos naturales, o instalaciones ubicadas sobre aguas que cuenten con concesión de uso privativo para el dicho uso, de acuerdo con la normativa vigente en materia de aguas, con la autorización de su titular.
  23. Estacada: el puente o pasarela de madera o similar situada volando sobre el río, perpendicularmente a la dirección de la corriente con el objeto de dirigir a las lampreas para facilitar su captura mediante el empleo de luces y cuya longitud máxima no supere en ningún caso la mitad del lecho fluvial ocupado por las aguas en cada momento.
  24. Lago: masa de agua continental superficial parada.
  25. Laguna: masa de agua de características semejantes a las de un lago pero de menor dimensión.
  26. Laguna artificial: acumulación de agua conseguida por medios artificiales, como puede ser la impermeabilización del terreno o la formación de barreras artificiales.
  27. Lecho: terreno cubierto por las aguas en las máximas crecidas comunes de las corrientes continuas o discontinuas de agua.
  28. Lecho o fondo de un lago o laguna: terreno que ocupan sus aguas en las épocas en que alcanzan su mayor nivel común.
  29. Lecho o fondo de un embalse superficial: terreno cubierto por las aguas cuando estas alcanzan su mayor nivel como consecuencia de las máximas crecidas comunes de los ríos que lo alimentan.
  30. Margen: terreno que linda con el lecho de las masas de agua.
  31. Pato: aparato de flotación de uso individual diseñado expresamente para la pesca desde el agua.
  32. Permiso de pesca: acreditación nominal, individual e intransferible que habilita para pescar en un coto de pesca otorgada por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  33. Pesca la mosca ortodoxa: la acción de pescar en aguas continentales a mosca con cola de rata.
  34. Pesca científica: la acción de pescar en aguas continentales ejercida con la finalidad de investigación.
  35. Pesca deportiva: la acción de pescar en aguas continentales ejercida con la finalidad de competir, así como sus actividades preparatorias, demostraciones, concursos y entrenamientos.
  36. Pesca nocturna: la acción de pescar en aguas continentales ejercida desde puesto fijo en el período comprendido entre una hora después de la puesta del sol y una hora antes de su salida.
  37. Pesca profesional en aguas continentales: la acción de pescar en aguas continentales ejercida con la finalidad de comercializar los productos que se obtengan.
  38. Pesca recreativa: la acción de pescar en aguas continentales ejercida con la finalidad de ocio y por lo tanto sin fines comerciales, deportivos, de investigación o profesionales.
  39. Pesca sin muerte: la acción de pescar en aguas continentales ejercida de tal modo que todos los ejemplares capturados son devueltos vivos a las aguas de origen de manera inmediata y de la forma menos lesiva posible, empleando en todo caso uno solo anzuelo sin muerte y alguno de los cebos artificiales que se determinen reglamentariamente.
  40. Pescar: sacar o intentar sacar del agua peces u otros animales acuáticos.
  41. Perjuicio a la riqueza piscícola: alteración de las biomasas, de las densidades poblacionales, de la productividad o de la diversidad específica del ecosistema acuático, así como cualquier modificación del hábitat que pueda producirle efectos perjudiciales.
  42. Retel: arte de pesca consistente en un aro con una red en forma de bolsa y que se emplea, generalmente, en la pesca de cangrejos.
  43. Repoblación piscícola: introducción en medio natural de ejemplares vivos con el objeto de reforzar o equilibrar las poblaciones piscícolas existentes o de recuperar poblaciones desaparecidas.
  44. Residuo peligroso para la fauna acuícola: cualquier sustancia, resultado de un proceso de producción, transformación, utilización o consumo que, vertida al medio acuático, cause o sea susceptible de causar una mortandad en la fauna acuícola. En todo caso, se entenderá que una sustancia es susceptible de causar mortandad cuando se hubiera demostrado mediante experiencias ecotoxicológicas que la concentración a la que se encuentra en el agua es letal para alguna especie de la fauna acuícola o cuando esta concentración sobrepase los límites de seguridad o semejantes establecidos por la Unión Europea para especies de agua dulce.
  45. Ribera: franjas laterales de los lechos públicos situadas por encima del nivel de las aguas bajas.
  46. Suelta: Liberación de ejemplares vivos de especies pescables en el medio natural.
  47. Zona de policía: superficie de terreno de 100 metros de anchura medidos horizontalmente a partir del lecho.
  48. Zona de servidumbre de uso público: superficie de terreno de 5 metros de anchura medidos horizontalmente a partir del lecho.

Artículo 5. Administraciones competentes

 

La regulación, planificación, ordenación y gestión de la pesca continental y de los recursos piscícolas en todos los cursos y masas de agua continentales situados dentro de los límites territoriales de la Comunidad Autónoma de Galicia corresponde a la Consellería competente en materia de pesca continental.

 

CAPÍTULO II

Mecanismos de colaboración y cooperación

Artículo 6. Mecanismos de colaboración y cooperación

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá suscribir convenios o acuerdos de custodia del territorio con las personas físicas o jurídicas, públicas o privadas propietarias y usuarias del territorio o con entidades de custodia del territorio a los efectos de fomentar la conservación y aprovechamiento sostenible de los recursos piscícolas de su competencia.

Con idénticos efectos, podrá fomentar la custodia del territorio mediante acuerdos entre entidades de custodia del territorio y las personas físicas o jurídicas propietarias y usuarias de este.

  1. Los acuerdos para la cesión de la gestión, se formalizarán por escrito y tendrán una duración temporal limitada, recogiendo en todo caso, el sistema de financiación para su idóneo desarrollo y las directrices mínimas de gestión que deberán fijarse previamente en un documento de gestión.

En ningún caso dichos acuerdos comportarán la transmisión de la titularidad de los terrenos objeto de estos.

  1. Asimismo, podrán establecerse mecanismos de cooperación con otras

Administraciones e instituciones públicas o privadas con la finalidad de incentivar la integración de los distintos sectores socioeconómicos en la conservación de los recursos piscícolas.

  1. En las cuencas hidrográficas intercomunitarias, la Consellería competente en materia de pesca continental podrá suscribir convenios de colaboración y coordinación con la Administración general del Estado y con las Comunidades Autónomas por cuyo territorio discurran, con el objetivo de salvaguardar la coherencia y efectividad de las medidas de protección correspondientes.
  2. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá suscribir convenios de colaboración con instituciones públicas o privadas de otras Comunidades Autónomas para conseguir el cumplimiento de los objetivos de conservación y recuperación de los recursos piscícolas establecidos en esta ley.

Artículo 7. Entidades colaboradoras

 

  1. Se consideran entidades colaboradoras las que realicen actividades programadas de promoción y divulgación de la pesca, particularmente de la pesca sin muerte o actividades o inversiones en favor de la riqueza piscícola de las aguas continentales gallegas, así como de la mejora de la calidad de dichas aguas y que hayan reconocido tal carácter.

Reglamentariamente se determinarán los requisitos necesarios para la obtención de la condición de entidades colaboradoras, así como los beneficios y deberes derivados de esta consideración y las condiciones en las cuales podrán organizar las actividades de promoción y divulgación de la pesca.

  1. Estas entidades colaboradoras se inscribirán en el Registro de Entidades Colaboradoras de Pesca Continental que se configura como un registro público, de carácter administrativo dependiente de la Consellería competente en materia de pesca continental.

 

CAPÍTULO III

Promoción, formación e investigación en materia de pesca continental

Artículo 8. Promoción de la pesca continental

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental promoverá un mejor conocimiento por parte de la sociedad sobre la actividad de la pesca y, particularmente, sobre sus aspectos ambientales, sociales y económicos. Asimismo, realizará programas de promoción de la pesca sin muerte.
  2. La Xunta de Galicia realizará las actuaciones necesarias para favorecer la consideración de la pesca como un recurso de desarrollo rural, especialmente mediante lo fomento de un turismo ligado a su práctica.

Artículo 9. Formación en materia de pesca continental

  1. La Estrategia Gallega de Educación Ambiental integrará entre sus objetivos a consecución de los principios inspiradores de esta ley, a cuyos efectos, incluirá programas de formación y educación específicos en la práctica de la pesca continental y en el conocimiento y respeto de los ecosistemas acuáticos continentales.

En estos programas tendrá carácter preferente la formación a los pescadores noveles y la promoción de la pesca sin muerte mediante la organización de actividades y eventos de carácter educativo.

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental colaborará en la ejecución de la Estrategia Gallega de Educación Ambiental, en lo que alcanza a las materias objeto de esta ley, promoviendo la implicación de la ciudadanía en la conservación de los ecosistemas acuáticos continentales.
  2. La Consellería competente en materia de pesca continental promoverá el establecimiento de escuelas del río, para fomentar la formación y educación en materia de pesca continental de los pescadores noveles. Su régimen de funcionamiento y sus programas formativos se desarrollarán reglamentariamente.

Las escuelas del río podrán disponer de masas de agua de uso exclusivo para el desarrollo de sus programas formativos y no será preciso estar en disposición de la licencia de pesca continental para la práctica de la pesca en estas escuelas.

Artículo 10. Investigación en materia de pesca continental

La Consellería competente en materia de pesca continental impulsará la mejora del conocimiento sobre la etología, biología y dinámica poblacional de las especies de la fauna acuática, en especial de las pescables. Asimismo, impulsará el conocimiento genético de las poblaciones ictícolas y del impacto de las especies exóticas invasoras sobre el ecosistema fluvial y la mejora de los métodos de gestión de la pesca continental.

 

CAPÍTULO IV

Fondo para la gestión de la pesca continental

Artículo 11. Fondo para la gestión de la pesca continental

  1. Se crea el Fondo para la gestión de la pesca continental, en el que se ingresará por lo menos, el importe de las sanciones e indemnizaciones impuestas en aplicación de esta ley, así como las tasas, precios públicos y los cánones que se establezcan por expedición de las licencias, permisos, autorizaciones o concesiones otorgadas a su amparo.
  2. El Fondo a lo que se refiere el apartado anterior se adscribe a la Consellería competente en materia de pesca continental y se vincula a la financiación de las actuaciones previstas en esta ley para el ejercicio de la pesca continental y para la conservación y recuperación de los ecosistemas acuáticos.

CAPÍTULO V

Actuaciones sectoriales

Artículo 12. Actuaciones vinculadas con el turismo

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental, con el fin de fomentar el turismo, podrá otorgar concesiones de aprovechamientos piscícolas en embalses y lagunas a empresas que se encarguen del cuidado y conservación del bien objeto de concesión, de su promoción y de la gestión de los recursos piscícolas de este.

Estas concesiones requerirán para su otorgamiento el informe favorable de la Consellería competente en materia de turismo.

  1. Con el fin de fomentar el turismo, la Consellería competente en materia de pesca continental determinará reglamentariamente las aguas pescables con reserva de permisos y los porcentajes máximos de estos permisos tanto respeto al total de los permisos anuales disponibles como respeto a los permisos disponibles en una jornada de pesca.
  2. Estos permisos se gestionarán según los criterios que al efecto establezca la Consellería competente en materia de turismo.

Artículo 13. Actuaciones en materia hidráulica

  1. Se requerirá informe preceptivo de la Consellería competente en materia de pesca continental para el otorgamiento de autorizaciones o concesiones por la Administración hidráulica competente que puedan afectar a las especies piscícolas o al ecosistema fluvial.
  2. Cuando estas autorizaciones o concesiones tengan por objeto a anulación o vaciamiento de una masa de agua en la que exista población ictícola o impliquen el establecimiento de corrientes de derivación o aportación, el informe de la Consellería competente en materia de pesca continental, será preceptivo y determinante.

Los titulares de las autorizaciones o concesiones de aprovechamiento del dominio público hidráulico deberán instalar rejas u otros dispositivos de protección que impidan el acceso de la población ictícola a las corrientes de derivación o aportación.

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental informará preceptivamente los instrumentos de planificación hidrológica en los que se contemplen los objetivos de calidad de las masas de agua continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia.
  2. Queda prohibido cualquier tipo de vertido de residuos peligrosos para la fauna acuícola o de aguas o productos residuales que pueda perjudicar a la fauna piscícola. A tal efecto, los vertidos se ajustarán a los parámetros mínimos de calidad para la riqueza piscícola que se determinen reglamentariamente.
  3. Los propietarios de los terrenos comprendidos en la zona de servidumbre de uso público deberán permitir el paso de los pescadores por estos terrenos en los términos establecidos en la normativa vigente en materia de aguas.
  4. El aprovechamiento y utilización de la vegetación en la ribera de los ríos y aguas que no supongan actuaciones menores de mantenimiento y conservación, requerirá del informe previo preceptivo de la consellería competente en materia de pesca continental.

 

Artículo 14. Competiciones deportivas oficiales

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental facilitará, de acuerdo con la legislación del deporte, la organización y celebración de las competiciones deportivas oficiales que organice la Federación Gallega de Pesca & Casting.

La estos efectos, adoptará las medidas necesarias para disponer de los cursos de agua y de los escenarios de pesca más apropiados para desarrollar dichas competiciones asegurando, en todo caso, su compatibilidad con la adecuada conservación de los ecosistemas acuáticos continentales y que se ajusten a las normas de funcionamiento de las aguas pescables correspondientes.

  1. Reglamentariamente se desarrollará el procedimiento para la adjudicación de permisos de pesca en el marco de estas competiciones.

 

CAPÍTULO VI

Órganos de asesoramiento

Artículo 15. Comité Gallego de Pesca Fluvial

  1. El Comité Gallego de Pesca Fluvial se configura como el órgano colegiado y de asesoramiento en materia de pesca continental de la Consellería competente en materia de pesca continental, cuya composición y funcionamiento se determinará reglamentariamente.
  2. El Comité Gallego de Pesca Fluvial llevará a cabo las siguientes funciones, sin perjuicio de las que se le puedan encomendar reglamentariamente:
  3. Proponer las líneas de actuación encaminadas al fomento, protección, conservación y aprovechamiento ordenado de los recursos ictícolas en las aguas continentales de Galicia.
  4. Emitir informes y dictámenes en relación con la pesca continental que someta a su consideración el órgano correspondiente de la consellería competente en la materia.

 

Artículo 16. Comités Provinciales de Pesca Fluvial

  1. En cada provincia de la Comunidad Autónoma de Galicia existirá un Comité Provincial de Pesca Fluvial que se configura como un órgano colegiado y de asesoramiento en materia de pesca continental en su ámbito territorial respectivo.
  2. Reglamentariamente se determinará la composición y funcionamiento de estos Comités Provinciales de Pesca Fluvial.
  3. Sin perjuicio de las que se le puedan encomendar reglamentariamente, será función de los Comités Provinciales de Pesca Fluvial proponer e informar en su ámbito territorial acerca de los períodos hábiles, modalidades de pesca, cuotas de captura, períodos de veda y cualquier otro asunto relacionado con la pesca continental que someta su consideración el órgano correspondiente de la consellería competente en la materia.

 

Título II 

Aprovechamientos

 

CAPÍTULO I

Licencias y permisos

Sección 1ª. Disposiciones generales

Artículo 17. Requisitos para el ejercicio de la pesca

  1. Para el ejercicio de la pesca continental en la Comunidad Autónoma de Galicia, la persona interesada deberá estar en posesión de los siguientes documentos:
  2. la) Licencia de pesca continental en vigor, excepto nos supuestos establecidos en el artículo 20.3.
  3. Documentación identificativa válida para acreditar la personalidad: Los documentos válidos serán el DNI, el pasaporte o la tarjeta de residencia en el caso de personas extranjeras.
  4. Autorizaciones especiales, en el caso de emplear artes o medios de pesca que lo requieran.
  5. Permiso de pesca, en el caso de pesca en cotos.
  6. y) Demás documentos, permisos o autorización exigidos en esta ley, en sus disposiciones de desarrollo o en cualquier otra norma vigente.
  7. Durante el ejercicio de la pesca continental, el pescador deberá portar el original de dicha documentación, copia auténtica de esta u otros sistemas de identificación que puedan establecerse reglamentariamente y que acrediten tanto la identidad del pescador como que este se encuentra debidamente autorizado para el ejercicio de la pesca continental.

Artículo 18. Períodos y días hábiles de pesca

  1. Anualmente la Consellería competente en materia de pesca continental dictará una Orden en la que se determinarán los períodos y los días hábiles de pesca en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia.
  2. Con carácter general, queda prohibida la pesca nocturna, excepto lo que se determine específicamente para la pesca de la lamprea conforme al dispuesto en el artículo 66.3 de esta ley.

Artículo 19. Administración competente

  1. El otorgamiento de las licencias de pesca continental y de los permisos de pesca corresponde a la Consellería competente en materia de pesca continental, sin perjuicio de la posible delegación de su expedición en determinadas entidades, en los términos que se establezcan reglamentariamente.
  2. En los tramos compartidos con otras Comunidades Autónomas, la expedición de permisos de pesca se ajustará a los acuerdos que se establezcan entre dichas comunidades y, en los tramos internacionales de los ríos, esta expedición se ajustará a los acuerdos internacionales establecidos al efecto.

Sección 2ª. Licencias de pesca continental

Artículo 20. Licencia de pesca continental

  1. Para poder practicar la pesca recreativa y deportiva en las aguas continentales gallegas es imprescindible estar en posesión de una licencia de pesca continental, que tendrá carácter personal e intransferible y se otorgará por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  2. Puede obtener la licencia de pesca continental en aguas continentales toda persona mayor de catorce años que lo solicite y que cumpla los requisitos determinados por la presente ley y su normativa de desarrollo.
  3. Para promocionar la práctica de la pesca continental entre los jóvenes, las personas de edad igual o inferior a catorce años podrán practicar la pesca recreativa y deportiva, sin necesidad de licencia de pesca continental, siempre que vayan acompañados de una persona mayor de edad que sea titular de una licencia de pesca continental. La licencia de pesca continental tampoco será necesaria para el ejercicio de la pesca en los establecimientos previstos en el artículo 48.4 de esta ley.
  4. Las personas menores de edad no emancipados que quieran solicitar la licencia de pesca continental deben disponer de la autorización de su representante legal.
  5. Reglamentariamente se determinarán las clases de licencia, su vigencia y el procedimiento para su otorgamiento, promoviéndose el empleo de medios telemáticos.

Artículo 21. Otros requisitos para la obtención de la licencia

  1. Para practicar la pesca del salmón y el reo, así como para pescar desde embarcaciones o artefactos flotantes, además de la tasa correspondiente a la licencia de que se trate, deberán abonarse los recargos específicos que legalmente se establezcan.
  2. Quedarán exentas del pago de tasas para la obtención de la licencia de pesca continental las personas con vecindario administrativo en la Comunidad Autónoma de Galicia y que además sean menores de edad o mayores de sesenta y cinco años.

Artículo 22. Reciprocidad de las licencias

  1. La Xunta de Galicia podrá establecer convenios de reciprocidad con otras Comunidades Autónomas que faciliten la obtención de las respectivas licencias. En estos convenios podrán establecerse los criterios y condiciones para unificar las licencias, su expedición y los instrumentos de colaboración, acuerdo y cooperación entre las Comunidades Autónomas.
  2. Igualmente, la Xunta de Galicia podrá establecer acuerdos con otras Comunidades Autónomas con las que comparta masas de agua de manera que sea posible la práctica de la pesca continental en dichas masas de agua compartidas mediante la posesión de una sola de las licencias correspondientes.

Artículo 23. Anulación o suspensión de la licencia de pesca continental

La licencia de pesca continental podrá ser anulada o suspendida por tiempo determinado y sin derecho a indemnización, a consecuencia de una sentencia judicial o resolución administrativa firme, quedando su titular obligado a entregarla, en el plazo de quince días, en la Consellería competente en materia de pesca continental.

Sección 3ª. Permisos de pesca

Artículo 24. Permisos de pesca

  1. Cuando el tramo en el que se desee pescar se encuentre incluido en alguno de los cotos de pesca previstos en esta ley, además de la licencia, se requerirá estar en posesión del pertinente permiso de pesca.
  2. Para la obtención del permiso de pesca será necesario abonar el importe del precio público correspondiente.
  3. Cada permiso de pesca será válido únicamente para un determinado coto de pesca y para un solo día de pesca y, una vez obtenido, tendrá carácter personal e intransferible. El permiso solamente faculta para pescar las especies para las que fue expedido y con las modalidades que en él se especifiquen, y conlleva la aceptación por su titular de todas las normas específicas del coto en el que se pesque.
  4. Reglamentariamente se determinarán las clases y el procedimiento de otorgamiento de estos permisos.
  5. Con carácter general, la adjudicación de los permisos de pesca se efectuará basándose en los principios de igualdad de oportunidades y tras la adecuada publicidad de la oferta disponible y del procedimiento de solicitud y adjudicación.

Artículo 25. Permisos de pesca sin muerte

  1. Entre los permisos de pesca, se incluirá el permiso de pesca sin muerte, válido para la práctica de la pesca en los cotos de pesca sin muerte.
  2. Estos permisos de pesca serán gratuitos para las personas menores de edad.

Artículo 26. Rescisión de los permisos

El incumplimiento de las condiciones impuestas en el permiso de pesca o de las normas específicas establecidas para el coto en el que se pesque conllevará la rescisión del permiso de pesca sin derecho a indemnización y sin perjuicio de las responsabilidades en las que pudiese incurrir su titular.

 

CAPÍTULO II

Embarcaciones y aparatos de flotación

Artículo 27. Embarcaciones y artefactos flotantes

  1. Para el ejercicio de la pesca continental desde una embarcación o artefacto flotante, además de la licencia de pesca continental individual que deberá poseer el pescador, deberá obtenerse una licencia especial otorgada también por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  2. Para la expedición de esta licencia especial de embarcación o artefacto flotante se requerirá la previa presentación, ante la Administración hidráulica competente, de la declaración responsable exigida por la legislación vigente para la navegación o flotación.
  3. La Consellería competente en materia de pesca continental establecerá en la correspondiente Orden anual de pesca, de acuerdo con lo determinado por la Administración hidráulica competente de las zonas hábiles para la navegación, los cursos y masas de agua donde se permita la utilización de embarcaciones o artefactos flotantes para la práctica de la pesca continental.
  4. Con carácter general, se permite la pesca desde embarcaciones o artefactos flotantes en las aguas embalsadas y zonas de desembocadura de la Comunidad Autónoma de Galicia, con las excepciones que se puedan establecer en la Orden anual de pesca continental.

Artículo 28. Registro de embarcaciones y artefactos flotantes

  1. En cada jefatura territorial de la Consellería competente en materia de pesca continental existirá un registro de embarcaciones y artefactos flotantes autorizados para la pesca continental.
  2. Este registro se configura como un registro público, de carácter administrativo adscrito a la Consellería competente en materia de pesca continental.
  3. Este registro se desarrollará reglamentariamente.

Artículo 29. Aparatos de flotación

Con carácter general, se permite la pesca desde aparatos de flotación como el pato, en las aguas pescables embalsadas siempre que su uso no se encuentre prohibido expresamente en la Orden anual de pesca continental.

 

CAPÍTULO III

Autorizaciones especiales

Artículo 30. Autorizaciones especiales

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá autorizar para fines científicos, divulgativos, educativos, sanitarios, de seguridad, biológicos, de repoblación o para evitar su muerte, la pesca y el transporte de especies acuícolas o de sus huevos en toda época del año, empleando cualquiera de los métodos de captura permitidos conforme al dispuesto en esta ley o en sus disposiciones de desarrollo. La realización de estos trabajos por la propia Consellería competente en materia de pesca continental se exceptúa de la necesidad de obtener esta autorización.

 

  1. Reglamentariamente se determinará el contenido, el procedimiento de otorgamiento y el plazo de vigencia de estas autorizaciones.

 

CAPÍTULO IV

Convenios de colaboración

Artículo 31. Convenios

  1. De acuerdo con el establecido en el artículo 6.1, la Consellería competente en materia de pesca continental, podrá suscribir convenios de colaboración con las asociaciones o sociedades de pescadores de carácter no lucrativo que acrediten la condición de entidades colaboradoras, con fines de fomento o especial protección de la pesca.

Estos convenios recaerán sobre tramos concretos de ríos, embalses y lagunas, en las condiciones que se determinen reglamentariamente.

  1. Estos convenios únicamente otorgan el derecho de pescar en la forma y en las épocas preceptuadas en la presente ley y con las limitaciones específicas que se establezcan en cada pliego de condiciones.

Las entidades conveniadas se responsabilizarán del cuidado, conservación, promoción y gestión de los recursos piscícolas.

 

CAPÍTULO V

Especies de fauna acuática

Artículo 32. Especies pescables

  1. A los efectos de esta ley y de sus normas de desarrollo, únicamente podrán ser objeto de pesca en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia las especies recogidas en el anexo II de esta ley.

La Consellería competente en materia de pesca continental podrá modificar por vía reglamentaria, previa justificación técnica, las especies pescables contenidas en el antedicho anexo II de esta ley.

  1. Con carácter general, las dimensiones mínimas de captura de especies pescables en las aguas continentales gallegas se determinarán reglamentariamente, sin perjuicio de que se puedan variar estas dimensiones por la Orden anual de pesca continental y, con carácter local, por los planes técnicos de gestión de recursos piscícolas.

Las especies pescables que no superen las dimensiones mínimas establecidas por la Consellería competente en materia de pesca continental para cada lugar y época respectivo, deberán devolverse inmediatamente al agua.

 

  1. Se prohíbe la pesca, posesión, circulación, comercialización y consumo de las especies pescables que no alcancen las dimensiones mínimas establecidas.
  2. Las especies no pescables capturadas deberán devolverse inmediatamente a las aguas de origen, sea cual sea su tamaño, salvo que se trate de especies exóticas invasoras.

Artículo 33. Especies amenazadas

  1. Las especies incluidas en el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas no podrán ser objeto de aprovechamiento, quedando en todo caso prohibida su captura, salvo por razones justificadas de interés científico, educativo o de gestión. Cuando se hubiese capturado de manera accidental una especie amenazada, se devolverá inmediatamente a las aguas de origen, causándole el menor daño posible.
  2. La Administración autonómica dispondrá el necesario para que aquellas masas o tramos de agua habitualmente habitados por especies amenazadas tengan la consideración de masas de agua de especial interese para la riqueza piscícola.
  3. La Xunta de Galicia impulsará el desarrollo de programas para la cría y propagación de las especies acuáticas amenazadas, dirigidas a constituir una reserva genética y a la obtención de ejemplares para su reintrodución en medio acuático.

Artículo 34. Especies exóticas invasoras

  1. Tendrán la consideración de especies exóticas invasoras las que sean declaradas cómo tales por la legislación vigente en materia de conservación de la biodiversidad.
  2. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá adoptar medidas de gestión específicas para facilitar el control y, en su caso, la captura de las especies incluidas en el Catálogo español de especies exóticas invasoras.
  3. Queda prohibida la devolución a las aguas de las especies exóticas invasoras.

 

CAPÍTULO VI

Artes, medios y modalidades de pesca

Artículo 35. Permitidas

  1. En la práctica de la pesca en aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia únicamente se podrán emplear las artes, medios y modalidades de pesca expresamente permitidas en esta ley y en sus normas de desarrollo.
  2. Con carácter general, para la pesca de salmónidos solamente se permite el empleo de una caña por pescador y de una sacadera como elemento auxiliar; para la pesca de ciprínidos con cebos específicos y para la pesca de salmónidos en embalses, se podrá autorizar el empleo de un máximo de dos cañas a una distancia máxima del pescador de tres metros; mientras que para la pesca desde embarcación solamente se podrá emplear una caña por pescador, sea cual sea la especie susceptible de pesca, autorizándose únicamente tres cañas por embarcación, aunque el número de pescadores sea mayor.

Para la pesca del cangrejo se permite la utilización de sacaderas y reteles, en el número que se establezca, que nunca será superior a diez por pescador.

  1. De manera motivada, la Consellería competente en materia de pesca continental podrá autorizar el empleo de redes y artefactos de malla en tramos y períodos determinados. Asimismo, en los embalses invadidos por no salmónidos y en los que su control sea deseable se podrá autorizar la pesca con red.
  2. Reglamentariamente se determinará el número máximo de artes o medios de pesca permitidos, sus características, así como la distancia máxima para la colocación de estas artes, la distancia mínima entre pescadores y, en su caso, la limitación temporal de la acción de pescar, con la finalidad de proteger el libre tránsito de las especies por los lechos y compatibilizar el ejercicio de la pesca entre pescadores.
  3. Solamente podrán emplearse para pescar los cebos permitidos para cada especie y tramo o masa de agua por el instrumento de planificación correspondiente.

Artículo 36. Prohibidas

  1. Queda prohibido en todas las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia:
  2. Pescar con cualquier tipo de arte, en época de veda.
  3. El empleo con fines de pesca de:
  • Cualquier material explosivo o sustancia que al contacto con el agua produzca explosión.
  • Toda sustancia venenosa para la población ictícola o desoxigenadora de las aguas.
  • Cualquier sustancia o aparato paralizante, tranquilizante, atrayente o repelente de peces, en particular, aquellos cebos o atrayentes con componentes bioquímicos o químicos que puedan alterar la calidad del agua y el comportamiento, metabolismo o ciclo de cría y reproducción natural de cualquier especie u organismo, especialmente los que contienen feromonas, hormonas o laxantes.
  • Los pesos que contengan plomo.
  • La energía eléctrica.
  • Peces vivos.
  1. Batir en las aguas, arrojar piedras o espantar de cualquier manera a los peces para obligarlos a huir en dirección de las artes propias o para que no caigan en las ajenas, así como cebar las aguas para atraer a los peces a las artes propias.
  2. Pescar con cualquier tipo de arte, en los canales de derivación o de riego.
  3. Pescar a mano, con arma de fuego o golpear las piedras que les sirvan de refugio a los peces.
  4. La pesca de salmones y de reos durante su descenso al mar una vez realizado el desove.
  5. Deteriorar, inutilizar o trasladar sin autorización de la Consellería competente en materia de pesca continental los aparatos de incubación artificial que estén instalados en las aguas continentales. Destruir los frezaderos o arrojar materias que los perjudiquen.
  6. Pescar durante la migración del salmón y reo en las entradas de los ríos o en las zonas de paso de estos.
  7. Hacer seguimiento de los desplazamientos de salmones y reos por cualquier sistema o instalar medios que los detecten, salvo cuando se cuente con autorización expresa de la Consellería competente en materia de pesca continental.
  8. Emplear cualquier otro procedimiento de pesca que sea declarado nocivo por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  9. La pesca subacuática en aguas continentales.
  10. La pesca en charcos aislados por el descenso del caudal de los lechos.
  11. La pesca al robo.
  12. Queda prohibida la construcción o colocación de cualquier tipo de obstáculo, permanente o transitorio que sirva para encaminar la pesca para su captura.

Sin embargo, podrán seguir empleándose las pesqueiras existentes, después de autorización específica e individual de la Consellería competente en materia de pesca continental, en la que se describirán las condiciones técnicas de su utilización.

  1. En aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia no se podrá utilizar ningún tipo de red o artefacto de malla, excepto los supuestos contemplados en el artículo 35.3 de esta ley.
  2. Se prohíbe el uso de artefactos luminosos con fines de pesca, excepto para la pesca de la lamprea en que se requerirá una autorización especial para cada temporada de pesca.
  3. No se permitirá para pescar la utilización de aparatos punzantes, excepto en la pesca de la lamprea desde estacadas y después de autorización de la Consellería competente en materia de pesca continental. Asimismo, no se podrán utilizar artes de tirón y ancla, cualquier que sea su forma.
  4. Se prohíbe el uso de cordeles, sedales durmientes y palangres.
  5. Se prohíbe pescar con cualquier clase de arte fijo, como redes de cope, buitrones y, especialmente, con las llamadas “de parada” para truchas, aunque no se sujeten a estacas, pesqueras o cercas.
  6. Se prohíbe el abandono de las artes de pesca, en especial de aquellas que pudieran suponer un deterioro del medio natural o un riesgo tanto para las especies de fauna acuática cómo para las personas que desarrollan alguna actividad en el dicho medio.
  7. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá prohibir temporalmente el empleo de cualquier arte o modalidad de pesca, en toda o en parte de las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, cuando existan razones hidrobiolóxicas que así lo aconsejen.

Esta prohibición se publicará en el Diario Oficial de Galicia con expresión de su motivación y de su duración.

 

CAPÍTULO VII

Comercialización y transporte de la pesca continental

Artículo 37. Comercialización y transporte de la pesca continental

  1. Queda prohibida la comercialización de cualquier especie procedente de la pesca deportiva o recreativa ejercida en las aguas continentales de Galicia
  2. Para poseer y transportar reos o salmones será condición indispensable que vayan provistos de la documentación que acredite su origen legal.

Reglamentariamente se establecerá la documentación que deberá acompañar a los ejemplares de salmón pescados al amparo de esta ley, así como el sistema de autoguiado aplicable a los ejemplares de reo pescados legalmente.

  1. Las autoridades competentes podrán ordenar la inspección de locales públicos con el objeto de hacer las comprobaciones oportunas sobre posesión de guías, documentos de compra y cualquier otro acreditativo de aquellos extremos, quedando los titulares de los dichos locales obligados a facilitar las inspecciones.

 

Título III

Planificación y ordenación piscícola

 

CAPÍTULO I

Clasificación de las masas de agua

Sección 1ª. Disposiciones generales

Artículo 38. Disposiciones generales

  1. A los efectos de esta ley, las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, se clasifican en:
  2. Aguas pescables.
  3. Aguas no pescables.
  4. La Consellería competente en materia de pesca continental delimitará reglamentariamente las diferentes clases de aguas continentales.
  5. La señalización de las masas de agua continental o de los tramos fluviales corresponderá a la Consellería competente en materia de pesca continental o a las entidades a las que se refiere el artículo 7 de esta ley. La falta de señalización no eximirá de la responsabilidad por incumplimiento del previsto en esta ley o en sus disposiciones de desarrollo.

Sección 2ª. Aguas pescables

Artículo 39. Aguas pescables

A los efectos de esta ley y de sus disposiciones de desarrollo, serán aguas pescables:

  1. Aguas libres para la pesca
  2. Aguas sometidas a régimen especial.

 

Artículo 40. Aguas libres para la pesca

  1. Son aguas libres para la pesca aquellas que no están sometidas a régimen especial, no requiriendo de una declaración expresa en tal sentido de la Consellería competente en materia de pesca continental.
  2. En las aguas libres para la pesca el ejercicio de la pesca continental requiere únicamente estar en posesión de la licencia de pesca continental y de la documentación acreditativa de la identidad, sin más limitaciones que las establecidas en la presente ley y en sus disposiciones de desarrollo.

Artículo 41. Aguas sometidas a régimen especial

  1. Las aguas sometidas a régimen especial son aquellas declaradas expresamente por la Consellería competente en materia de pesca continental, en las que el ejercicio de la pesca se somete a las condiciones específicas establecidas en los artículos siguientes de esta ley y en sus disposiciones de desarrollo.
  2. Las aguas sometidas a régimen especial se clasifican en las siguientes categorías: a) Cotos de pesca
  3. Masas de agua de especial interés para la riqueza piscícola
  4. Escenarios deportivo-sociales y de formación
  5. Aguas de pesca de aprovechamiento privado
  6. Con carácter general el ejercicio de la pesca continental en las aguas sometidas a régimen especial requerirá estar en posesión de la licencia de pesca continental respectiva y de un permiso de pesca específico, con las excepciones establecidas en esta ley.

Artículo 42. Cotos de pesca

  1. Se consideran cotos de pesca los tramos de ríos, embalses o lagunas en los que la intensidad de la práctica de la pesca, el volumen de capturas y el número de pescadores está regulado con la finalidad de realizar un aprovechamiento ordenado y sostenible de los recursos piscícolas.
  2. La creación de los cotos de pesca podrá promoverse de oficio o a instancia de entidades públicas o privadas, cuyos fines sean deportivos o sin ánimo de lucro, debiendo justificarse debidamente las razones de su conveniencia, así como los fines perseguidos.
  3. Atendiendo a su aprovechamiento, los cotos de pesca pueden ser:
  4. la) Cotos de pesca en régimen natural
  5. Cotos de pesca en régimen natural sin muerte
  6. Cotos de pesca intensiva

Artículo 43. Cotos de pesca en régimen natural

Son cotos de pesca en régimen natural aquellos cotos en los que la pesca se realiza sobre las poblaciones existentes.

Artículo 44. Cotos de pesca en régimen natural sin muerte

  1. Tienen la consideración de cotos de pesca en régimen natural sin muerte aquellos cotos en los que el ejercicio de la pesca se realiza en esta modalidad.
  2. La existencia de estos cotos de pesca en régimen natural sin muerte, no excluye la posibilidad de practicar esta modalidad de pesca en cualquier otra agua pescable, en las condiciones establecidas en la presente ley.

Artículo 45. Cotos de pesca intensiva

  1. Son cotos de pesca intensiva los cotos de pesca que están sometidos a un aprovechamiento piscícola de forma continuada.
  2. En estos cotos podrá recurrirse a repoblaciones sucesivas, en los términos establecidos en la presente ley, para mantener los niveles de aprovechamiento.

Artículo 46. Masas de agua de especial interese para la riqueza piscícola

  1. Se consideran masas de agua de especial interese para la riqueza piscícola aquellas masas de agua que, por sus características naturales o interés ecológico, requieran una protección especial.
  2. La declaración de una masa de agua de especial interese para la riqueza piscícola se realizará por vía reglamentaria.

En esta reglamentación se fijarán las medidas idóneas para la protección, conservación, mantenimiento y mejora de estas masas de agua que serán, como mínimo, la relación de actuaciones que deban llevarse a cabo para proteger y mejorar los recursos piscícolas, así como la fijación de veda o de una determinada modalidad de pesca que no suponga peligro para las especies de interés piscícola.

 

Artículo 47. Escenarios deportivo-sociales y de formación

  1. Se consideran escenarios deportivo-sociales y de formación aquellos tramos o masas de agua destinados a la realización de competiciones deportivas, entrenamiento, formación o divulgación de la actividad de la pesca.
  2. En estos escenarios únicamente se podrá practicar la pesca sin muerte debiendo, en consecuencia, devolverse vivos los ejemplares capturados a las aguas de origen, de manera inmediata y de la forma menos lesiva posible, excepto que se trate de las especies exóticas invasoras referidas en el artículo 34 de esta ley.

Artículo 48. Aguas de pesca de aprovechamiento privado

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá autorizar la pesca en establecimientos privados de pesca en régimen intensivo, a solicitud de su promotor.
  2. La citada solicitud se acompañará de un plan de aprovechamiento que deberá ser validado por la Consellería competente en materia de pesca continental. El contenido mínimo de este plan de aprovechamiento será determinado reglamentariamente, debiendo en todo caso garantizarse el origen de los ejemplares, las medidas adoptadas para impedir la comunicación con lechos naturales y los aspectos relativos a la sanidad animal.
  3. Para la práctica de la pesca en estos establecimientos no será preciso estar en posesión de la licencia de pesca continental.
  4. El titular de estos establecimientos de pesca privada en régimen intensivo facilitará el acceso al personal con funciones inspectoras de la Consellería competente en materia de pesca continental.

Sección 3ª. Aguas no pescables

Artículo 49. Aguas no pescables

A los efectos de esta ley y de sus disposiciones de desarrollo, serán aguas no pescables:

  1. la) Los vedados de pesca.
  2. b) Las reservas piscícolas.

 

Artículo 50. Vedados de pesca

Se consideran vedados de pesca, las masas de agua declaradas por la Consellería competente en materia de pesca continental en las que, por razones justificadas de orden técnica, hidrobiológica, educativa, de pesca científica o de interés público sea conveniente prohibir el ejercicio de la pesca de todas o alguna de las especies con carácter temporal.

Artículo 51. Reservas piscícolas

  1. Son reservas piscícolas las masas de agua declaradas por la Consellería competente en materia de pesca continental en las que, por razones justificadas de orden técnica, hidrobiológica, educativa, de pesca científica o de interés pública sea conveniente prohibir el ejercicio de la pesca de todas o alguna de las especies con carácter permanente.

En todo caso, tendrán la consideración de reservas piscícolas todos los tramos de cabecera de los ríos que se encuentren en la Comunidad Autónoma de Galicia y que se delimiten al efecto por la Consellería competente en materia de pesca continental.

  1. La creación de reservas piscícolas podrá promoverse de oficio o a instancia de entidades públicas o privadas, cuyos fines sean culturales, científicos, deportivos o sin ánimo de lucro, debiendo justificarse en una memoria técnica las razones de su conveniencia, así como los fines perseguidos.
  2. En estas reservas piscícolas se prohíbe permanentemente el ejercicio de la pesca continental.

 

CAPÍTULO II

Planificación de los aprovechamientos de la pesca continental

Sección 1ª. Disposiciones generales

Artículo 52. Planificación

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental planificará la gestión y el aprovechamiento de los recursos piscícolas con la finalidad de garantizar su sostenibilidad.
  2. Los instrumentos de planificación de los aprovechamientos de la pesca continental son los siguientes:
  3. Plan gallego de ordenación de la pesca continental
  4. Planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas
  5. Orden anual de pesca continental
  6. Estos instrumentos se configuran jerárquicamente, de tal modo que cada instrumento desarrollará las previsiones establecidas en el instrumento de rango superior, sin perjuicio de que la ausencia del instrumento de planificación superior no impide la gestión mediante los restantes instrumentos de planificación.

Sección 2ª. Plan gallego de ordenación de la pesca continental

Artículo 53. Plan gallego de ordenación de la pesca continental

El Plan gallego de ordenación de la pesca continental se configura como el instrumento de planificación estratégica para la gestión de la pesca continental de la Comunidad Autónoma de Galicia y determinará los criterios generales para su protección, conservación, mejora y aprovechamiento sostenible.

Artículo 54. Contenido y vigencia del Plan gallego de ordenación de la pesca continental

  1. El Plan gallego de ordenación de la pesca continental tendrá, como mínimo, el siguiente contenido:
  2. Los objetivos generales de gestión en materia de pesca continental de las masas de agua continental de la Comunidad Autónoma de Galicia.
  3. La definición de las cuencas o subcuencas piscícolas de la Comunidad Autónoma de Galicia a los efectos de su planificación detallada a través de los Planes técnicos de gestión respectivos.
  4. Las masas de agua a conservar y las actuaciones prioritarias a desarrollar en ellas.
  5. Las especies acuáticas amenazadas que por su interés requieran una especial protección.
  6. Los objetivos a alcanzar mediante el desarrollo de planes técnicos de gestión entre los que se dará prioridad al establecimiento progresivo de la modalidad de pesca sin muerte en las masas de agua pescables hasta conseguir la proporción que se establecerán reglamentariamente.
  7. Programa de educación y sensibilización ambiental en materia de pesca continental.
  8. Programa de valorización de la pesca como instrumento de desarrollo sostenible.
  9. Red de seguimiento y control de las poblaciones piscícolas.
  10. El Plan gallego de ordenación de la pesca continental tendrá una vigencia máxima de diez años, sin perjuicio de su posible actualización conforme al estado de la ciencia y de la técnica, y de la aplicación de las medidas de seguimiento que correspondan.

Artículo 55. Procedimiento de aprobación del Plan gallego de ordenación de la pesca continental

  1. La elaboración y tramitación del Plan gallego de ordenación de la pesca continental corresponde a la Consellería competente en materia de pesca continental.
  2. El documento de inicio del Plan gallego se someterá al trámite de consulta pública previa previsto en la normativa reguladora del procedimiento de elaboración de disposiciones administrativas de carácter general.
  3. Con carácter previo a su aprobación, la propuesta del Plan gallego se someterá durante un plazo de un mes a los trámites de audiencia a los interesados e información pública. Igualmente se solicitará informe a aquellas consellerías cuyas competencias resulten afectadas, a las Administraciones hidráulicas competentes y la cualquier otra Administración afectada, informe que deberán emitir en el plazo máximo de veinte días.
  4. La aprobación del Plan gallego de ordenación de la pesca continental se efectuará mediante decreto aprobado por el Consello da Xunta de Galicia a propuesta de la Consellería competente en materia de pesca continental, oído el Comité Gallego de Pesca Fluvial.

Sección 3ª. Planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas

Artículo 56. Planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas

  1. Los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas tienen como objetivos evaluar el estado del medio acuático y de las poblaciones piscícolas, regular su aprovechamiento para una óptima gestión de los recursos y adoptar medidas de fomento y protección de la fauna piscícola y del ecosistema acuático en general.
  2. Los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas se aplicarán a la totalidad de una cuenca o subcuenca hidrográfica o a una parte de estas comprendida entre los nacimientos de los ríos y una barrera natural o artificial que impida el movimiento natural de las poblaciones piscícolas.
  3. Los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas se pondrán en relación y se coordinarán con los Planes de ordenación de los recursos naturales en aquellos espacios que dispongan de este instrumento de planificación.

Artículo 57. Contenido y vigencia de los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas

  1. Los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas tendrán como mínimo, los siguientes apartados:
  2. Ámbito territorial de aplicación.
  3. Estado de conservación.
  4. Actuaciones de fomento y protección de los recursos piscícolas.
  5. Inventario piscícola y seguimiento de la evolución de las poblaciones.
  6. Directrices de gestión del recurso.
  7. Período de vigencia.
  8. El período de vigencia se establecerá en cada caso, sin perjuicio de su posible revisión anticipada cuando así lo requieran las circunstancias concurrentes.

Artículo 58. Procedimiento de aprobación de los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas

  1. La elaboración y tramitación de los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas corresponde a la Consellería competente en materia de pesca continental.
  2. El documento de inicio del plan técnico de gestión de los recursos piscícolas se someterá al trámite de consulta pública previa previsto en la normativa reguladora del procedimiento de elaboración de disposiciones administrativas de carácter general.
  3. Con carácter previo a su aprobación, la propuesta del plan técnico de gestión de los recursos piscícolas se someterá durante un plazo de un mes a los trámites de audiencia a los interesados e información pública y se oirá al Comité Provincial de Pesca Fluvial respectivo.
  4. La aprobación de los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas se efectuará mediante orden aprobada por la Consellería competente en materia de pesca continental, oído el Comité Gallego de Pesca Fluvial.

 

Sección 4ª. Orden anual de pesca continental

Artículo 59. Orden anual de pesca continental

  1. Por medio de la Orden anual de pesca continental a Consellería competente en materia de pesca continental establecerá, para cada temporada, las normas generales de pesca de las distintas especies ictícolas y de los demás ser vivos que habitan las aguas continentales de Galicia, adoptará los regímenes especiales que se estimen pertinentes en determinadas masas de agua y aprobará las modificaciones y revisiones de los planes técnicos de gestión de los recursos piscícolas.
  2. Las normas generales de pesca fijarán las épocas hábiles, los tamaños mínimos, los cupos de captura, los cebos y las modalidades de pesca para cada especie en todas las aguas continentales de la Comunidad Autónoma, sin perjuicio de lo dispuesto en las normas específicas para cada masa de agua.

 

Título IV

Conservación y fomento de la riqueza piscícola

 

CAPÍTULO I

Conservación de la población piscícola

Artículo 60. Restricciones a los aprovechamientos piscícolas

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá establecer restricciones a los aprovechamientos piscícolas que incluyan las medidas excepcionales y los regímenes especiales que estime pertinentes para la adecuada conservación de la población piscícola.
  2. En caso de extremo empobrecimiento de los recursos vivos de las aguas, o cuando circunstancias excepcionales lo aconsejen, la Consellería competente en materia de pesca continental, oído el Comité Gallego de Pesca Fluvial, podrá acordar las medidas que estime pertinentes, mismo la veda absoluta en aquellas masas de agua que juzgue oportuno o, en su caso, la pesca sin muerte como única modalidad de pesca autorizada.
  3. Siempre que en una masa de agua existan varias especies y alguna de ellas esté vedada, la veda se extenderá en esa masa a todas las especies que se capturen con la misma modalidad o cebo, salvo autorización expresa de la Consellería competente en materia de pesca continental, que será publicada en el Diario Oficial de Galicia.
  4. Las concesiones de aprovechamiento hidráulico sean o no de uso conjuntivo deberán en todo momento respetar el caudal ecológico establecido en la planificación hidrológica vigente para facilitar el normal desarrollo de las poblaciones piscícolas.

 

Artículo 61. Restricciones temporales

La Consellería competente en materia de pesca continental podrá prohibir temporalmente el empleo de cualquier arte o modalidad de pesca, en toda o en parte de las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, cuando existan razones hidrobiológicas que así lo aconsejen. Esta prohibición se publicará en el Diario Oficial de Galicia con expresión de su motivación y su duración.

Artículo 62. Frezaderos

  1. Se prohíbe cualquier alteración de los frezaderos, salvo las que realice la propia Consellería o autorice con la finalidad de protegerlos, conservarlos y mejorarlos.
  2. Cuando la Consellería competente en materia de pesca continental estime que el baño u otras actividades puedan suponer el deterioro del frezadero, podrá adoptar las medidas precisas para la protección y conservación de este, señalizando para tal efecto, las respectivas zonas donde se prohibieran estas actividades.

 

CAPÍTULO II

Fomento de las poblaciones ictícolas

Artículo 63. Sueltas

  1. Las sueltas tendrán por objeto atender a la demanda de pesca, procurando la captura inmediata o en un corto espacio de tiempo de los ejemplares liberados.
  2. Solamente podrán realizar sueltas de especies piscícolas en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, la Consellería competente en materia de pesca continental, los organismos de esta o aquellos que la dicha Consellería autorice expresamente.
  3. La autorización que se expida se acompañará de un plan de prescripciones técnicas en el que se establecerán las condiciones con las que se ejecutará la suelta, debiendo en cualquiera caso, realizarse bajo la supervisión y dirección técnica de la Consellería competente en materia de pesca continental.
  4. Las sueltas se realizarán con especies autóctonas y con ejemplares nacidos en libertad o procedentes de centros ictiogénicos dependientes de la Consellería competente en materia de pesca continental y obtenidos de reproductores capturados en la misma cuenca hidrográfica en la que se va a realizar la suelta o, en su defecto, con ecotipos de la mayor similitud genética posible.

Cuando la suelta se realice en establecimientos privados de pesca en régimen intensivo que no tengan comunicación con ningún lecho, también se podrán emplear otras especies en las condiciones establecidas por la normativa estatal vigente en la materia.

  1. Se levantará un acta de cada una de las sueltas efectuadas. El contenido de estas actas se determinará reglamentariamente.

Artículo 64. Repoblaciones piscícolas

  1. Solamente podrán realizar repoblaciones piscícolas en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, la Consellería competente en materia de pesca continental o los organismos dependientes de esta.

Excepcionalmente, en el caso de estudios o investigación científicas que requieran la realización de repoblaciones piscícolas, la Consellería competente en materia de pesca continental, a la vista de los objetivos de cada proyecto de investigación y del informe de la jefatura territorial de la Consellería competente en materia de pesca continental, podrá conceder autorizaciones especiales para realizar la repoblación, ejecutándose en todo caso bajo la supervisión y dirección técnica de la Consellería competente en materia de pesca continental.

  1. Las repoblaciones piscícolas se realizarán con especies autóctonas y con ejemplares nacidos en libertad o procedentes de centros ictiogénicos dependientes de la Consellería competente en materia de pesca continental y obtenidos de reproductores capturados en la misma cuenca hidrográfica en la que se va a realizar la repoblación o, en su defecto, con ecotipos de la mayor similitud genética posible.
  2. La Consellería competente en materia de pesca continental elaborará una planificación de repoblación en la que se fijarán los tramos de río o masas de agua a repoblar, las especies, tamaños y número de ejemplares a soltar en cada caso, los métodos, técnicas, épocas, condiciones o formas de ejecutar las repoblaciones piscícolas.
  3. No podrán repoblarse aquellas masas de agua en las que habiten poblaciones piscícolas de interés por sus peculiaridades biológicas o genéticas, así como aquellas masas de agua en las que exista algún régimen de protección especial, excepto por razones de defensa de las poblaciones, debidamente justificadas.
  4. Se levantará un acta de cada una de las repoblaciones efectuadas. El contenido de estas actas se determinará reglamentariamente.

Artículo 65. Centros ictiogénicos

  1. Se declaran de interés general, a todos los efectos, los centros ictiogénicos para el fomento de la recuperación y conservación de las poblaciones piscícolas salvajes y del medio en el que se desarrollan.
  2. Estos centros ictiogénicos se gestionarán por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  3. La Consellería competente en materia de pesca continental promoverá estaciones de captura, frezaderos artificiales, canales de crianza, laboratorios ictiogénicos y otro tipo de infraestructuras que sirvan para la recuperación y conservación de las poblaciones piscícolas salvajes y del medio en el que se desarrollen, atribuyendo preferencia a las infraestructuras ubicadas en los ríos donde existan posibilidades de recuperar las poblaciones anádromas o catádromas.
  4. Asimismo, dicha Consellería podrá autorizar trabajos y construcción financiados por personas físicas o jurídicas que sirvan para contribuir a la conservación y al fomento de la riqueza piscícola.

 

Título V

Actividades tradicionales de pesca continental de carácter etnográfico

Artículo 66. Actividades tradicionales de pesca continental de carácter etnográfico

  1. Dentro del ámbito de la pesca en las aguas continentales de la comunidad autónoma de Galicia, tendrán la consideración de actividades tradicionales de pesca continental de carácter etnográfico, aquellos conocimientos, prácticas, técnicas, usos y actividad relacionadas con la pesca continental que se consideren representativas de la cultura y formas de vida tradicionales gallega y que procedan de modelos o técnicas tradicionales de pesca utilizadas en una determinada zona o por uno determinado colectivo. Estas actividades disfrutarán de una especial protección administrativa.

La estos efectos, la consellería competente en materia de pesca continental podrá autorizar el empleo de determinadas técnicas tradicionales de pesca de carácter etnográfico que se encuentren en previsible riesgo de desaparecer y sobre determinadas especies piscícolas, con el objetivo último de garantizar su transmisión, promoción y puesta en valor.

  1. Las condiciones especiales que regirán la práctica de actividades tradicionales de pesca tradicional de carácter etnográfico, así como como las artes, modelos y técnicas necesarias para su desarrollo, se determinarán reglamentariamente.
  2. Se permite la pesca nocturna de la lamprea únicamente en aquellos lugares donde se autorice expresamente por la Consellería competente en materia de pesca continental.

 

Título VI

Inspección y régimen sancionador

 

CAPÍTULO I

 

Inspección

Artículo 67. Personal con funciones inspectoras

  1. La inspección del cumplimiento del dispuesto en la presente ley y en la normativa que la desarrolle será desempeñada por el personal funcionario con funciones inspectoras dependiente de la Consellería competente en materia de pesca continental y por los demás cuerpos e instituciones de la Administración Pública que, con carácter general, tengan atribuidas dichas funciones en las materias objeto de esta ley.
  2. El personal funcionario con funciones inspectoras dependiente de la Consellería competente en materia de pesca continental tendrá la condición de agente de la autoridad a los efectos del previsto en el artículo 77.5 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre.

Artículo 68. Facultades del personal con funciones inspectoras

El personal dependiente de la Consellería competente en materia de pesca continental indicado en el artículo 67 de esta ley, está facultado en el ejercicio de sus funciones inspectoras para:

  1. Acceder a las propiedades privadas, siempre que no constituyan domicilio de las personas, para llevar a cabo las tareas de inspección. Para el ejercicio de esta facultad, no se precisará notificación previa de la inspección.
  2. Efectuar notificaciones y realizar requerimientos de información y documentación o de actuaciones concretas.
  3. Proceder a la toma de muestras.
  4. Proceder a la toma de fotografías u otro tipo de imágenes gráficas, sin perjuicio del dispuesto en la normativa vigente sobre secreto industrial.
  5. Realizar cualquier otra actuación tendente a investigar los hechos que habían podido constituir una infracción administrativa conforme al dispuesto en esta ley.
  6. Proceder al decomiso de los medios empleados para cometer las infracciones o de los productos o ejemplares objeto de estas.

Artículo 69. Deberes en el ejercicio de las funciones inspectoras

El personal con funciones inspectoras, dependiente de la Consellería competente en materia de pesca continental, durante su desarrollo está obligado a:

  1. Identificarse y acreditarse cómo tal mediante tarjeta acreditativa o similar.

 

  1. Observar el respeto y consideración deber a las personas interesadas.
  2. Informar a las personas interesadas de sus derechos y deberes en relación con los hechos objeto de la inspección.
  3. Obtener toda la información necesaria de los hechos objeto de inspección y de sus posibles responsables, accediendo, en su caso, a los registros públicos existentes.
  4. Guardar sigilo profesional y secreto respeto de los asuntos que conozca por razón de su cargo y actividad pública.

Artículo 70. Actuación inspectora

  1. La actuación de inspección se iniciará de oficio, por acuerdo del órgano competente en materia de pesca continental, bien por propia iniciativa, o a consecuencia de orden superior, a petición razonada de otros órganos o por denuncia de particular.
  2. Las actas emitidas en las funciones de inspección harán constar, como mínimo, la siguiente información: la fecha, hora y lugar de la realización de la inspección; la identificación y firma del personal actuante; la identificación de la persona o entidad inspeccionada o de las personas con las que se entiendan las actuaciones; la descripción de los hechos constatados; los datos de la toma de muestra, en su caso. Las actas podrán acompañarse de informes aclaratorios y/o complementarios.
  3. Una vez formalizada el acta, se entregará una copia a la persona inspeccionada o a la persona con la que se entiendan las actuaciones y esta firmará su recepción. Cuando la parte inspeccionada o persona con la que se entiendan las actuaciones, se negara a suscribir el acta o se negara a recibir un ejemplar del documento, se harán constar estas circunstancias.

En ausencia de personas con las que se puedan entender las actuaciones, se redactará el acta haciendo constar expresamente este extremo.

En el caso de no resultar posible redactar el acta en el momento de la inspección, se remitirá un ejemplar a la persona inspeccionada en el plazo de los tres días siguientes.

  1. La firma del acta por la parte inspeccionada no implica aceptar su contenido. En todo caso, la negativa a firmarla no supondrá, en ningún caso, la paralización o archivo de las posibles actuaciones motivadas por la actividad inspectora.
  2. Las actas emitidas por el personal con funciones inspectoras, y los informes aclaratorios o complementarios de los que se acompañen, de ser el caso, en los que observándose los requisitos legales correspondientes se recojan los hechos constatados por aquellos, harán prueba de estos salvo que se acredite el contrario.

 

Artículo 71. Vigilantes de pesca fluvial

 

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá nombrar vigilantes privados de pesca fluvial con el objeto de reforzar el cumplimiento de las medidas previstas en la presente ley en relación con la vigilancia de los recursos piscícolas y de sus hábitats.
  2. Los requisitos para acceder a esta condición y las funciones inherentes a ella, serán determinados reglamentariamente.
  3. En todo caso, en el ejercicio de sus funciones, los vigilantes de pesca fluvial colaborarán con el personal con funciones inspectoras al que se refiere el artículo 67 de la presente ley, así como con cualquier otro cuerpo o con las fuerzas de seguridad autonómicas o del Estado que tengan funciones de policía y custodia en materia de recursos piscícolas

CAPÍTULO II

Infracciones y sanciones

Sección 1ª. Infracciones

Artículo 72. Infracciones

  1. Constituyen infracciones administrativas en materia de pesca continental las acciones u omisiones tipificadas en los artículos siguientes, sin perjuicio de la responsabilidad exigible en la vía penal, civil o de otra orden en la que puedan incurrir.
  2. A los efectos de esta ley, las infracciones se califican en leves, graves y muy graves.

Artículo 73. Infracciones leves

Serán infracciones leves:

  1. Pescar siendo titular de una licencia de pesca válida, cuando no se lleve consigo esta licencia o un documento acreditativo de su identidad.
  2. Pescar en aguas pescables siendo titular del permiso de pesca correspondiente, cuando no se lleve consigo.
  3. No guardar durante el ejercicio de la pesca las distancias establecidas reglamentariamente respecto a otros pescadores.
  4. Pescar con más cañas de las permitidas o con utensilios auxiliares no autorizados reglamentariamente.
  5. Emplear para la pesca embarcaciones o artefactos flotantes legales que no estén proveídos de la matrícula expedida por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  6. Utilizar para extraer o sacar del agua salmones o reos legalmente pescados, ganchos u otros elementos punzantes que produzcan heridas en los peces.
  7. Pescar cangrejos con artes no permitidas o empleando a la vez cada pescador más sacaderas, reteles o arañas de los que determine la Consellería competente en materia de pesca continental.
  8. Pescar a mano.
  9. Remover o perturbar las aguas con ánimo de espantar a los peces y facilitar su captura.
  10. Emplear cebos de uso no permitido o cebar las aguas con fines de pesca, excepto en las zonas en que esto fuera autorizado por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  11. No restituir inmediatamente a las aguas los pintos de salmón capturados, estuvieran o no con vida, o cualquier pez que no fuera capturado por la simple mordedura del cebo, sino de la trabada del anzuelo en cualquier parte del cuerpo de este.
  12. Emplear para la pesca de lampreas más nasas de las autorizadas por pescador.
  • Pescar entorpeciendo o molestando a otros pescadores cuando estuvieran previamente pescando.
  1. No guardar respecto a otros pescadores, mediando requerimiento previo, las distancias establecidas reglamentariamente.

ñ) Dejar transcurrir el tiempo que reglamentariamente se establezca sin ceder su puesto o pozo a un pescador de salmón que lo requiriera para hacerlo, si transcurrido dicho plazo no se trabara un ejemplar.

  1. lo) Bañarse, navegar con lanchas o embarcaciones de recreo o realizar actividades expresamente prohibidas entorpeciendo la práctica de las actividades reguladas por esta ley en los lugares donde el desarrollo de tales actividades fuera declarado y señalado cómo preferente.
  2. No respetar las limitaciones de número, peso o tamaño fijadas por la Consellería competente en materia de pesca continental para las capturas, o las prescripciones especiales dictadas por la misma para determinados trechos o masas de agua.
  3. Negarse a mostrar el contenido de los cestos, embornales o recipientes, así como los aparatos empleados para la pesca cuando sea requerido por el personal inspector competente.
  4. Descomponer los fondos o lechos de ríos sin afectar a zonas de cría y reproducción de la fauna acuícola.
  5. La tenencia o el transporte de especies pescables de tamaño menor al reglamentariamente establecido o que no vayan amparadas por las guías, los precintos o las señales reglamentarias.
  6. Obstaculizar la inspección de barcas, vehículos, molinos, fábricas, lonjas y demás dependencias no destinadas a viviendas al personal inspector competente, cuando se sospeche fundadamente la existencia de medios o sustancia prohibidas o especies que por su tamaño, época o cualquier otra circunstancia tengan prohibida su posesión.
  7. Obstaculizar las servidumbres de paso por las riberas y márgenes establecidas en beneficio o para el uso de los pescadores.
  8. No conservar en buen estado las rejas instaladas con fines de proteger la riqueza piscícola, cuando de esto se derive el no cumplimiento de su función, o quitar los precintos colocados en las mismas por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  9. Colocar en los embalses tablas u otros materiales con el fin de alterar el nivel de las aguas o el caudal del río, a menos que haya una autorización para hacerlo otorgada por la Administración hidráulica competente.
  10. Derribar, dañar o cambiar de lugar los hitos o mojones indicadores de deslindes de jurisdicciones, competencia o propiedad, así como los carteles de tramos de pesca acotada, vedados, zonas de baño, frezaderos y otras señales colocadas por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  11. Pescar en día inhábil, dentro del período de pesca hábil establecido por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  12. No respetar las prescripciones contenidas en las concesiones o autorizaciones otorgadas por las autoridades competentes, en las materias propias de esta ley, siempre que no estén calificadas como infracción grave o muy grave.
  13. Cualquier otro incumplimiento de los requisitos, deberes o prohibición establecidos en esta ley, siempre que no estén calificadas como infracción grave o muy grave.

Artículo 74. Infracciones graves Serán infracciones graves:

  1. Pescar sin licencia de pesca.
  2. Pescar en cotos de pesca sin ser titular del permiso de pesca o de la autorización correspondiente.
  3. Pescar en el interior de las escalas o de los pasos de peces.
  4. Practicar la pesca con redes en aguas continentales sin estar en posesión de la correspondiente autorización concedida por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  5. Pescar con redes en las cercanías de las desembocaduras de los ríos salmoneros o de reos, o en los lugares de paso de estos en las épocas prohibidas por la Consellería competente en materia de pesca continental o en materia de mar.
  6. Pescar utilizando artefactos o instrumentos de uso prohibido, tales como cordeles, sedales durmientes, tridentes, arpones, fisga (excepto autorización para lamprea), flechas, grampines, arpones de cuatro o seis puntas, bingo, pesca subacuática, armas de fuego o de aire comprimido y embarcaciones no permitidas.
  7. Pescar con caña u otras artes autorizadas en zonas o lugares vedados o donde esté prohibido hacerlo.
  8. Pescar con caña en ríos salmoneros y de reos de manera que el pescador o el cebo se sitúen a menos de la distancia que se establezca reglamentariamente respeto del pie de los embalses, o de las entradas y salidas de las escalas o de los pasos, o en los canales de restitución de agua de instalaciones legalmente autorizadas.
  9. Pescar con caña u otras artes autorizadas en época de veda.
  10. Pescar haciendo uso de luces que faciliten la captura de las especies, excepto para la pesca de la lamprea.
  11. Pescar utilizando pescados vivos como cebo.
  12. Destruir o alterar frezaderos.
  • Pescar ejemplares por persona no autorizada en las estaciones de la captura, canales de cría u otros análogos.
  1. La formación de escombros en lugares que por su cercanía a las aguas o a los lechos sean susceptibles de ser arrastrados por estas o llevados por la lluvia, salvo que reúnan las debidas garantías para impedir estos daños y fueran autorizados por la Administración hidráulica competente.

ñ) Construir barreras de piedras u otros materiales, estacadas, cercas, atajos, tabiques, cañizales o pesqueras con fines directos o indirectos de pesca, así como colocar en los ríos artefactos designados la este fin, salvo los autorizados por la Consellería competente en materia de pesca continental.

  1. lo) No cumplir las condiciones fijadas por la Consellería competente en materia de pesca continental para la defensa, la conservación o el fomento de la riqueza piscícola, cuando aquellas fueran determinadas mediante acto que adquiriera carácter de firmeza.
  2. La tenencia, el transporte y el almacenamiento de salmón o reo sin los precintos y las guías preceptivos.
  3. La pesca, tenencia o transporte de salmones y reos pescados en su retorno hacia el mar después del desove.
  4. Pescar durante la migración del salmón y reo en las entradas de los ríos o en las zonas de paso de estos.
  5. Hacer seguimiento de los desplazamientos de salmones y reos por cualquier sistema o instalar medios que los detecten, salvo cuando se cuente con autorización expresa de la Consellería competente en materia de pesca continental.
  6. La pesca en charcos aislados por el descenso del caudal de los lechos.
  7. Obstaculizar las inspecciones en locales públicos.
  8. Pescar cuándo exista resolución firme que inhabilite al interesado la estos efectos.
  9. Introducir en las aguas continentales y transportar con estos fines huevos o ejemplares de peces, cangrejos u otros seres vivos de otros países o Comunidades Autónomas sin autorización expresa de la Consellería competente en materia de pesca continental.
  10. Pescar durante las horas en que esté prohibido hacerlo conforme al horario establecido por la Consellería competente en materia de pesca continental.
  11. Descomponer los fondos o lechos de los ríos afectando a zonas de cría y reproducción de la fauna acuícola.
  12. Entorpecer el buen funcionamiento de las escalas o de los pasos de pescados.
  13. Pescar en las aguas no pescables definidas en esta ley.
  14. ab) La pesca o la tenencia en las masas de agua o en sus cercanías, de ejemplares de especies no pescables, a excepción de las exóticas invasoras y de las especies amenazadas.
  15. ac) Devolver a las aguas ejemplares de especies exóticas invasoras.
  16. ad) Practicar la pesca subacuática.
  17. ae) Impedir al personal inspector competente el acceso a las aguas de pesca de aprovechamiento privado.
  18. af) Realizar vertidos de aguas o productos residuales que incumplan los parámetros mínimos de calidad para la riqueza piscícola que se determinen reglamentariamente.

Artículo 75. Infracciones muy graves

Serán infracciones muy graves:

  1. Pescar haciendo uso de los medios previstos en el artículo 36.1 b) de esta ley.
  2. La pesca de especies amenazadas sin que se devuelvan a las aguas de manera inmediata.
  3. El vertido incontrolado de residuos peligrosos para la fauna acuícola en las márgenes y en los lechos.
  4. Repoblar o soltar en las aguas continentales especies acuícolas sin la autorización de la Consellería competente en materia de pesca continental.
  5. y) Instalar o trasladar, sin autorización de la Consellería competente en materia de pesca continental, las estaciones de captura, los frezaderos artificiales, los canales de crianza, los laboratorios ictiogénicos u otros análogos, así como su daño o perjuicio.
  6. f) La comercialización de cualquier especie de salmónidos no procedentes de centros de producción autorizados en toda época, fuera cual fuera el sistema de captura.

Sección 2ª. Sanciones

Artículo 76. Sanciones

  1. Las infracciones tipificadas en esta ley se sancionarán con las siguientes multas: la) Infracciones leves: multa de 100 a 3.000 euros.

La comisión de las infracciones leves puede conllevar la retirada de la licencia de pesca continental y la inhabilitación para obtenerla durante un período de hasta un año

  1. Infracciones graves: multa de 3.001 a 25.000 euros. En el caso de las infracciones

tipificadas en el artículo 74 letras c), d), y), f), k), l), m), n), ñ), lo), p), q) r), s), t), u), w), x), y) y af) el importe de la multa no será inferior a 6.500 euros.

La comisión de las infracciones graves puede conllevar la retirada de la licencia de pesca continental y la inhabilitación para obtenerla durante un período de entre un año y un día y tres años. En el supuesto de las infracciones graves contempladas en el artículo 74 letras c), d), y), k), l), m), p), r), t), aa), ac) y ad), la imposición de la multa conllevará en todo caso a sanción accesoria de retirada de la licencia y la inhabilitación para obtenerla dentro del período establecido.

  1. Infracciones muy graves: multa de 25.001 a 150.000 euros, retirada de la licencia de pesca continental e inhabilitación para obtenerla durante un período de entre 3 años y un día y diez años.
  2. Además de la multa correspondiente, podrá procederse al decomiso en los supuestos y en las condiciones establecidas en el artículo 87 de la presente ley.
  3. Cuando se cometan infracciones graves o muy graves, podrán imponerse también las siguientes sanciones accesorias:
  4. la) Suspensión del derecho a obtener subvenciones o ayudas públicas de la Administración autonómica de Galicia por un plazo de entre dos años y un día y tres años para las infracciones muy graves y hasta dos años para las infracciones graves.
  5. Revocación de las licencias, permisos, autorizaciones o concesiones otorgadas en aplicación de la presente ley cuyas condiciones habían sido incumplidas o suspensión de estas por un plazo de entre dos años y un día y tres años para las infracciones muy graves y hasta dos años para las infracciones graves.
  6. Cierre de los establecimientos, locales o instalaciones.
  7. Prohibición de contratar con la Xunta de Galicia por un plazo de entre dos años y un día y tres años para las infracciones muy graves y hasta dos años para las infracciones graves.

Artículo 77. Criterios para la graduación de las sanciones

  1. En la imposición de sanciones, deberá guardarse la debida adecuación entre la gravedad del hecho constitutivo de la infracción y la sanción aplicada, habida cuenta los siguientes criterios: la magnitud del riesgo que supone la conducta infractora y su repercusión; la cuantía, en su caso, de los daños ocasionados; su trascendencia por lo que respeta a la seguridad de las personas o bienes protegidos por esta ley; las circunstancias del responsable; el grado de intencionalidad apreciable en la persona infractora o infractoras; y, en su caso, el beneficio ilícitamente obtenido a consecuencia de la conducta infractora, así como la irreversibilidad de los daños o deterioros producidos.
  2. Cuando de la comisión de una infracción derive necesariamente la comisión de otra o de otras, se impondrá únicamente la sanción correspondiente a la infracción más grave cometida.
  3. La reincidencia en la comisión de infracciones de la misma categoría en un plazo inferior al de su prescripción se equiparará con la comisión de una infracción de la categoría inmediatamente superior.
  4. Se evitará que el beneficio obtenido por la persona infractora sea superior al importe de la sanción, a cuyos efectos podrá incrementarse el importe de las sanciones hasta el doble del beneficio de la persona infractora.
  5. La reposición de la legalidad mediante la restauración del medio natural al estado previo al hecho de producirse la infracción o bien la obtención de las licencias, permisos o autorización previstas en esta ley, efectuadas en cualquier momento anterior a la finalización del procedimiento administrativo sancionador, determinará la aplicación a la persona interesada de la cuantía sancionadora prevista para el tipo infractor inmediatamente inferior.

Sección 3ª. Reparación del daño causado e indemnización

Artículo 78. Reparación del daño causado e indemnización

 

  1. Sin perjuicio de las sanciones penitenciarias o administrativas que en cada caso procedan por incumplimiento del dispuesto en esta ley, el infractor deberá reparar el daño causado, reparación que comprenderá el deber de reponer la situación alterada a su estado anterior o, en su defecto, indemnizar los daños y perjuicios causados a la riqueza ictícola o al medio que la sustenta, en los términos establecidos reglamentariamente. El importe de las indemnizaciones deberá destinarse a mejoras para paliar los daños ocasionados a la riqueza piscícola o a la masa de agua.

El órgano competente procederá a la valoración en cada caso de los daños y perjuicios causados por la infracción, teniendo en cuenta el potencial productivo de la masa de agua, así como, en su caso, el número, peso y longitud de los peces muertos. En caso de que la infracción afecte a un coto que sea explotado por una entidad o particular distinto de la Administración, se le deberá abonar al mismo la indemnización por daños y perjuicios.

  1. La Consellería competente en materia de pesca continental podrá proceder a la ejecución subsidiaria de los deberes descritos en el apartado anterior a costa del responsable, previo apercibimiento y una vez transcurrido el plazo establecido para su ejecución voluntaria. No será necesario el apercibimiento previo cuándo de la persistencia de la situación podría derivarse un peligro inminente para la salud humana o el medio ambiente.
  2. La exigencia de reponer la situación alterada a su estado anterior comprende el deber del infractor de destruir o demoler toda clase de instalaciones u obras ilegales y de ejecutar cuantos trabajos sean precisos para tal fin, conforme a los planos, forma y condiciones que establezca el órgano competente.
  3. El deber de reparar el daño causado no tiene la consideración de sanción, pudiendo exigirse en un procedimiento administrativo independiente del sancionador.

 

CAPÍTULO III

Procedimiento sancionador

Artículo 79. Principios generales

  1. La potestad sancionadora en las materias objeto de esta ley le corresponderá a la Consellería competente en materia de pesca continental y se ejercerá a través del correspondiente procedimiento sancionador, siendo aplicables las reglas y principios establecidos en la legislación sobre procedimiento administrativo común.
  2. El plazo máximo para la tramitación y resolución del procedimiento sancionador será de un año a contar desde la data del acuerdo de iniciación. Sí se excede del dicho plazo, se producirá la caducidad del procedimiento en la forma prevista por la legislación básica del Estado.
  3. Será pública la acción para exigir ante las Administraciones públicas la observancia del establecido en esta ley, en las disposiciones que se dicten para su desarrollo y ejecución y en los instrumentos de planificación previstos en ella.

Para que pueda darse la tramitación pertinente a la acción pública ejercida por los particulares, estos deberán fundamentar suficientemente los hechos que presuntamente supongan la infracción. En caso de que la Administración considere que no existen pruebas suficientes, se archivará el expediente y se comunicará a las personas interesadas.

Artículo 80. Competencia sancionadora

  1. La competencia para la incoación de los procedimientos sancionadores por infracciones tipificadas en la presente ley le corresponderá a la persona titular de la jefatura territorial correspondiente de la Consellería competente en materia de pesca continental.

Si la infracción administrativa afectara al ámbito de actuación de dos o más provincias, la competencia para la incoación podrá ser ejercida por cualquiera de las personas titulares de las jefaturas territoriales correspondientes, que lo notificará a la otra jefatura territorial afectada.

  1. Por su parte, la competencia para la imposición de las sanciones a las que se refiere esta ley le corresponderá:
  2. En el supuesto de infracciones leves, a la persona titular de la jefatura territorial correspondiente de la Consellería competente en materia de pesca continental en caso de que la infracción afecte a una única provincia, o a la persona titular de la dirección general competente en materia de pesca continental en caso de que la infracción afecte a más de una provincia.
  3. En el supuesto de infracciones graves, a la persona titular de la dirección general competente en materia de pesca continental.
  4. En el supuesto de infracciones muy graves, a la persona titular de la Consellería competente en materia de pesca continental.

Artículo 81. Sujetos responsables

  1. Solo podrán ser sancionadas por hechos constitutivos de infracción administrativa las personas físicas y jurídicas, así como, cuando una Ley les reconozca capacidad de obrar, los grupos de afectados, las uniones y entidades sin personalidad jurídica y los patrimonios independientes o autónomos, que resulten responsables de los mismos a título de dolo o culpa.
  2. Las responsabilidades administrativas que se deriven de la comisión de una infracción serán compatibles con la exigencia a la persona infractora de la reposición de la situación alterada por la misma a su estado originario.
  3. Cuando el cumplimiento de algún deber previsto en esta ley corresponda a varias personas conjuntamente, responderán de forma solidaria de las infracciones que, en su caso, se cometan y de las sanciones que se impongan. No obstante, cuando la sanción sea pecuniaria y sea posible se individualizará en la resolución en función del grado de participación de cada responsable.

Artículo 82. Concurrencia de sanciones

No podrán sancionarse los hechos que lo hayan sido penal o administrativamente, en los casos en que se aprecie identidad del sujeto, hecho y fundamento.

Artículo 83. Medidas provisionales

  1. Iniciado el procedimiento sancionador, el órgano administrativo competente para resolverlo podrá adoptar de oficio o la instancia de parte y de forma motivada, las medidas provisionales que estime pertinentes para asegurar la eficacia de la resolución que pudiese recaer, se existieran elementos de juicio suficientes para ello, conforme a los principios de proporcionalidad, efectividad y menor onerosidad.
  2. Antes de la iniciación del procedimiento administrativo, el órgano competente para iniciar o instruir el procedimiento, de oficio o la instancia de parte, en los casos de urgencia inaplazable y para la protección provisional de los intereses implicados, podrá adoptar de forma motivada las medidas provisionales que resulten necesarias y proporcionadas.

Las medidas provisionales deberán ser confirmadas, modificadas o levantadas en el acuerdo de iniciación del procedimiento, que deberá efectuarse dentro de los quince días siguientes a su adopción, lo cual podrá ser objeto del recurso que proceda. En todo caso, dichas medidas quedarán sin efecto si no se inicia el procedimiento en el antedicho plazo o cuando el acuerdo de iniciación no contenga un pronunciamiento expreso acerca de estas.

Artículo 84. Multas coercitivas

  1. Se procederá a la imposición de multas coercitivas por el órgano competente para el ejercicio de la potestad sancionadora, reiteradas por lapsos de tiempo no inferiores a quince días, si las personas infractoras no procedieran a la reparación del daño causado conforme al ordenado por la Administración. Estas multas coercitivas son independientes y compatibles con las que se pudieran imponer en concepto de sanción.
  2. El importe de cada una de las multas coercitivas no excederá, en cada caso, de 3.000 euros, sin que la cuantía de cada una de ellas pueda superar el importe de la sanción fijada por la infracción cometida.
  3. La determinación de la cuantía de las multas coercitivas se fijará atendiendo a los siguientes criterios:
  4. El retraso en el cumplimiento del deber de reparar.
  5. La existencia de intencionalidad o reiteración en el incumplimiento de sus deberes.
  6. La naturaleza y relevancia de los daños y perjuicios causados.
  7. En el caso de impago, las multas coercitivas serán exigibles por la vía de apremio.

Artículo 85. Reconocimiento de la responsabilidad

  1. Iniciado un procedimiento sancionador, si la persona infractora reconoce su responsabilidad, se podrá resolver el procedimiento con la imposición de la sanción que proceda.
  2. Cuando la sanción tenga únicamente carácter pecuniario o bien quepa imponer una sanción pecuniaria y otra de carácter no pecuniario, pero se justificó la improcedencia de la segunda, el pago voluntario por el presunto responsable, en cualquier momento anterior a la resolución, implicará la terminación del procedimiento, salvo en lo relativo a la reposición de la situación alterada o a la determinación de la indemnización por los daños y pérdidas causados por la comisión de la infracción.
  3. En ambos casos, cuando la sanción tenga únicamente carácter pecuniario, el órgano competente para resolver el procedimiento aplicará reducciones de, al menos, el 20 % sobre el importe de la sanción propuesta, que serán acumulables entre sí. Las citadas reducciones deberán estar determinadas en la notificación de iniciación del procedimiento y su efectividad estará condicionada al desistimiento o renuncia de cualquier acción o recurso en vía administrativa contra la sanción.

El porcentaje de reducción prevista en este número podrá ser incrementada reglamentariamente.

Artículo 86. Responsabilidad penitenciaria

En los supuestos en que las infracciones habían podido ser constitutivas de delito o falta, la administración instructora trasladará las actuaciones al órgano jurisdiccional competente y se abstendrá de proseguir el procedimiento sancionador mientras la autoridad judicial no hubiese dictado sentencia firme o resolución que ponga fin al procedimiento. La sanción de la autoridad judicial excluirá la imposición de sanción

administrativa, en los casos en que se aprecie identidad de sujeto, hechos y fundamentos. En el caso de no apreciarse la existencia de delito o falta, la Administración podrá continuar el procedimiento sancionador, basándose en los hechos que la jurisdicción competente hubiese considerado probados.

Artículo 87. Decomiso

  1. Toda infracción administrativa prevista en esta ley podrá llevar consigo el decomiso de los medios empleados para su comisión o de los productos o ejemplares objeto de ella.
  2. El decomiso podrá efectuarse tanto por el órgano competente para iniciar el procedimiento sancionador como por el personal con funciones inspectoras regulado en esta ley.

Cuando el decomiso se acuerde por este personal, se dejará constancia por escrito en el acta de inspección correspondiente.

  1. Cuando el decomiso tenga por objeto un animal vivo, el personal actuante podrá proceder a su liberación en medio natural cuando considere que puede continuar con vida y siempre y cuando se trate de una especie autóctona.

Nos demás supuestos, los decomisos se depositarán en dependencias de la Xunta de Galicia, sin perjuicio de la posibilidad de celebrar acuerdos de colaboración con otras Administraciones públicas a estos efectos. En todo caso, se dará recibo de los productos decomisados en el que se describirá su estado, custodiándose hasta que se acuerde su destino.

  1. El destino de los productos decomisados se decidirá en la resolución del procedimiento sancionador, acordándose su destrucción, enajenación o devolución a sus dueños en función de sus características y de las circunstancias de la infracción, sin perjuicio de que el órgano competente para la incoación del procedimiento sancionador pueda ordenar, previa solicitud de la persona interesada, su devolución previa bajo la prestación de la garantía que el dicho órgano considere suficiente.
  2. Las cuantías económicas obtenidas por la enajenación de los productos decomisados se destinarán a la mejora de la riqueza piscícola.

Artículo 88. Prescripción

  1. Las infracciones previstas en esta ley cualificadas como leves prescriben al año, las cualificadas como graves, a los tres años, y las cualificadas como muy graves, a los cinco años.

El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a contarse desde el día en el que la infracción se hubiese cometido.

Interrumpe la prescripción de las infracciones la iniciación, con conocimiento de la persona interesada, del procedimiento sancionador, reanudándose el plazo de prescripción si el expediente sancionador hubiese estado paralizado durante más de un mes por causa no imputable al presunto responsable.

  1. Las sanciones impuestas por la comisión de infracciones leves prescriben al año, las impuestas por infracciones graves, a los tres años, y las impuestas por infracciones muy graves, a los cinco años.

El plazo de prescripción de las sanciones comenzará a contarse desde el día siguiente a aquel en el que sea ejecutable la resolución por la que se impone la sanción o hubiese transcurrido el plazo para recurrirla.

Interrumpe la prescripción de las sanciones la iniciación, con conocimiento de la persona interesada, del procedimiento de ejecución, reanudándose el plazo si aquel hubiese estado paralizado durante más de un mes por causa no imputable a la persona infractora.

  1. El deber de reparar el daño causado prevista en el artículo 78 de esta ley no prescribe.

 

Disposiciones adicionales

Primera. Plazos de los procedimientos y sentido del silencio administrativo

Los procedimientos previstos en la presente ley y que no hayan fijado un plazo específico se resolverán en el plazo máximo de dos años a contar desde la fecha de su iniciación.

El silencio administrativo, en el ámbito de la presente ley y, para los casos en los que no estén previstos expresamente sus efectos, producirá efectos desestimatorios de la solicitud en el caso de procedimientos iniciados la instancia de parte.

Segunda. Competencias de otros órganos y administraciones

Las autorizaciones a que se refiere esta ley se otorgarán, en su caso, sin perjuicio de las que les correspondan a otros organismos o administraciones en el ejercicio de sus respectivas competencias.

Tercera. Tramo internacional del río Miño

En lo que alcanza al tramo internacional del río Miño, esta ley será aplicable mientras no se oponga al dispuesto en acuerdos o convenios internacionales suscritos por el Reino de España.

 

Disposiciones transitorias

Primera. Procedimientos administrativos en tramitación

  1. Los procedimientos sancionadores que se encuentren en tramitación a la entrada en vigor de la presente ley continuarán tramitándose conforme al establecido en la legislación vigente en el momento en que se cometió la infracción, salvo que las disposiciones sancionadoras de la presente ley favorezcan al presunto infractor.
  2. El resto de procedimientos administrativos en tramitación a la entrada en vigor de la presente ley, se tramitarán por la normativa vigente al iniciarse su tramitación.

Segunda. Licencias y permisos

Las licencias y los permisos de pesca expedidos con anterioridad a la entrada en vigor de la presente ley, mantendrán su validez hasta el fin de su período de validez.

Tercera. Desarrollo de las Escuelas de río

En tanto en cuanto no se desarrolle reglamentariamente el previsto en el punto 3 del artículo 9 de esta ley, se podrá prever la puesta en marcha de las escuelas de río mediante la suscripción de convenios con la Federación Gallega de Pesca & Casting o con las entidades colaboradoras previstas en el artículo 7. Estos convenios recogerán los contenidos de los programas formativos aplicables y el régimen de funcionamiento de estas escuelas.

 

Disposiciones Derogatorias

Disposición derogatoria única. Derogación normativa

  1. Queda derogada la Ley 7/1992, de 24 de julio, de pesca fluvial.
  2. Asimismo, quedan derogadas cuantas otras disposiciones de igual o inferior rango se opongan al dispuesto en esta ley.

 

Disposiciones últimas

Primera. Desarrollo reglamentario

Se autoriza al Consello da Xunta a dictar cuantas normas sean precisas para el desarrollo de la presente ley.

Segunda. Actualización de los importes de las sanciones

Mediante Decreto aprobado por el Consello da Xunta de Galicia podrá procederse a la actualización de los importes de las sanciones recogidas en el artículo 76 de esta ley.

Tercera. Entrada en vigor

La presente ley entrará en vigor a los veinte días siguientes al de su publicación en el Diario Oficial de Galicia.

             

 

Anexo I

Límites de las zonas de desembocadura

 

Provincia de A Coruña.

 

RíoLímite superiorLímite inferior
AnllónsCantera de Santa MarinaLínea recta imaginaria que une Punta Balarés con Punta Padrón
BaleoPuente del ferrocarrilLínea recta imaginaria que une Punta Ladrido con Punta Descada o Sartán
BaxoiPuente del ferrocarrilLínea recta imaginaria que une Punta Bañobre con Punta de los Curbeiros de Miño
BelelleLugar de SubarreirosPuente del ferrocarril Ferrol-Pontedeume
CondomiñasPuente Nueva de CedeiraLínea recta imaginaria que une la punta del dique de Cedeira con la cumbre del monte Burneira
Das MestasEl Puente ViejoLínea recta imaginaria que une la punta del dique de Cedeira con la cumbre del monte Burneira
EumeLímite inferior del coto de OmbreLínea recta imaginaria que une Punta Madanela con Punta Sentroña
ForcadasPuente vieja de FerrerílasLínea recta imaginaria que une la punta del dique de Cedeira con la cumbre del monte Burneira
GrandeLímite inferior del coto de Puente de PortoLínea recta imaginaria que une Punta Sandia con Punta Roda
LambreLímite inferior del coto de LambreLiñla recta imaginaria que une Punta de los Curbeiros de Miñlo con Punta Mauruxo
MandeoPuente vieja de BetanzosLínea recta imaginaria que une Punta dos Curbeiros de Miño con Punta Mauruxo
MendoPuente nueva de BetanzosLínea recta imaginaria que une Punta dos Curbeiros de Miño con Punta Mauruxo
MaiorMuíñlo de LinoLínea recta imaginaria que une Punta Ladrido con Punta Descada o Sartán

 

 

RíloLímite superiorLímite inferior
NeblinaLugar de Castro-AreeiraLínea recta imaginaria que une Punta Ladrido con Punta *Descada o Sartán
Mero100 m aguas abajo de la presa de la BarcalaLínea recta imaginaria que une Punta Fiaiteira con el baradero de Oza
SóñoraMolinos de PedrachánLínea recta imaginaria que une Punta Requeixo con Punta Testal
SorSouto de XancedoLínea recta imaginaria que une Punta del Castro con Punta del Santo
TambreLímite inferior del coto de NoiaLínea recta imaginaria que une Punta Requesón con Punta Testal
TinesLímite inferior del coto de OutesLínea recta imaginaria que une Punta Requesón con Punta Testal
XubiaLímite inferior del coto de XubiaPuente del ferrocarril Ferrol-Pontedeume

 

 

 

Provincia de Lugo.

 

RíloLímite superiorLímite inferior
EoPuente del ferrocarril Ferrol-GijónPuente de los Santos
LandroPuente PortachaoLínea recta imaginaria que une la punta del muelle de Celeiro con el islote A Insua
MasmaPuente de la Espiñera en la carretera nacional 462 entre los ayuntamientos de Foz y BarreirosLínea recta imaginaria que une Punta Prados con la punta del rompeolas de Foz
OuroPuente vieja de FazouroPuente del ferrocarril Ferrol-Gijón

 

 

 

Provincia de Pontevedra.

 

RíloLímite superiorLímite inferior

 

 

RíloLímite superiorLímite inferior
LérezPuente del ferrocarril Vigo-A Coruña en MonteporreiroLíneas rectas imaginarias que unen Punta Campelo con el extremo distal del rompeolas del canal del río y este último con Punta Placeres
MiñorPuente de la XunqueiraLínea recta imaginaria que une la punta de la barra de la playa Ladera y Punta Lourido
UllaPuente de CatoiraLínea recta imaginaria que une Punta Seveira con Punta Rebordexo y su continuación, bordeando la isla de Cortegada, hasta el faro del dique de Carril
UmiaPuente Estacas, en la carretera C550Línea recta imaginaria que une Punta San Sadurniño con Punta Borrelo
VerdugoCarballeira de los Franceses en el lugar de Camboa, en la margen derecha, y O Cafexo, en la margen izquierdaLínea recta imaginaria que une Punta Ulló con Punta Muxeira

 

 

 

 

Anexo II

Especies pescables

Constituyen especies pescables en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, las siguientes:

 

NOMBRE CIENTÍQUEDONOMBRE COMÚN
Salmo salarSalmón Atlántico
Salmo truttaTrucha común – Reo-Trucha de mar
Luciobarbus bocageiBarbo
Presudochondrostoma durienseBoga
Squalius carolitertiiEscalo
Tinca tincaTenca
Alosa fallaxSaboga
Anguilla anguillaAnguila
Petromyzon marinusLamprea
Atherina boyeriPejerrey
Pomatochistus micropsGobio de arena
Platichthys flesusPlatija, Solla
Chelon labrosusCorcón
Liza aurataLisa dorada
Liza ramadaCapitón
Mugil cephalusCabezudo
Dicentrarchus labraxLubina
Dicentrarchus puntactusBaila
Cyprinus carpioCarpa
Micropterus salmoidesPerca negra o americana
Pacifastacus leniusculusCangrejo señal
Procambarus clarkiiCangrejo americano o rojo