Senén Paz, Licenciado en Química, doctor en Física, Máster en Polímeros. Premio Galicia a la Innovación Empresarial 2000, Premio Ignacio Ribas a la Innovación y Divulgación Científico-Técnica (2003), Premio a la Excelencia Química Empresarial de Galicia 2016. Es autor y coautor de numerosos artículos científicos y de divulgación en ámbito nacional e internacional.

PRÓLOGO.

Estos días va en aumento la incertidumbre que los pescadores tradicionalistas estamos padeciendo, ante la posibilidad de un cambio en la normativa de pesca para el venidero 2021 que nos perjudique severamente. Aplicando el principio de presunción de inocencia, lo cierto es que la administración no se ha pronunciado al respeto, pero es que a esta masa social de más de 40.000 personas le llueve sobre mojado. En gran parte la responsabilidad de tal inquietud la tiene la Federación Gallega de Pesca (FGP) que propone una serie medidas que, de ser aceptadas por los responsables políticos, nos dejaría sin pescar a miles de pescadores con el objeto de favorecer a otro colectivo, minoritario, que autodenominan a su modalidad “pesca sin muerte (SM)”.

Esta modalidad de reciente introducción en nuestro país es de origen anglosajón, que se ha extendido y crecido masivamente en un corto intervalo de tiempo, generando una enorme fractura social en el mundo de la pesca. Galicia es un país muy rico en cultura, arte, tradiciones, paisajes, música y, por supuesto, con una elevada tradición culinaria: la célebre y saludable dieta atlántica que incluye pescado y marisco como componentes destacados, lo que nada tiene que ver con las dietas de los países de origen o influencia anglosajón. Por todo ello hay que tener muchísimo cuidado antes de dictar, por decreto, leyes o normativas que atenten contra una cultura milenaria que todavía conserva una gran parte de sus tradiciones. Alegar, como se oye, que Galicia se está quedando retrasada por no implantar tal o cual modalidad, como por ejemplo la pesca sin muerte, es una falacia de nula catadura ética por tratar de favorecer a unos pocos a costa de un pueblo que limita al este con Asturias y al suroeste con Portugal en donde la pesca, con muchos problemas para salir adelante frente a estos colectivos, exhiben pronunciamientos semejantes a los nuestros y a mucha honra.

Para que no haya malos entendidos y nadie mire lo que no quiere leer, les diré que yo no estoy en absoluto en desacuerdo con aquel que quiera devolver al agua los peces tras su captura, pero me posiciono frontalmente en contra de la gestión que están llevando a cabo estos señores a lo largo y ancho de todo este país, imponiendo un sistema totalitario que solo les favorece a ellos, nos guste o no a los demás.

 

TODAVIA PODEMOS PESCAR

Empezando por lo más elemental diré que solo hay una razón por la que se nos permite pescar y es que al día de hoy no se ha podido demostrar fehacientemente si el pez siente dolor, ya que de ser así la pesca con caña se habría terminado o se terminará si llega el caso. Esta es la conclusión a la que llegan un grupo de investigadores que publican su estudio en la revista Issues in Science and Technology titulado “The Great Fish Pain Debate” (Vol. XXXV1 Nº4. Summer 2020), cuya traducción completa puede encontrarse en el Blog www.elsaltodiario.com/infoanimal/debate-dolor-peces . En el trabajo se hace alusión frecuente a la captura y suelta como práctica mal vista y prohibida en Alemania, donde la Ley de Bienestar Animal establece que “no se puede causar dolor, sufrimiento o daño a un animal sin una buena razón” y por aplicación de esta ley en el 2001 se prohibió de facto la pesca de captura y suelta, siendo vista esta modalidad como una importación anglosajona desvinculada de la tradición alemana de comerse lo capturado. Esta actividad contra la pesca con caña fue seguida por otros países, como por ejemplo Suiza que en 2008 impuso restricciones a la captura y suelta, al cebo vivo y a los anzuelos de púas.

 

LAS IMPORTACIONES

España tiene un problema con las importaciones, porque ideológicamente creemos que lo de fuera es mejor que lo nuestro y aunque un tanto amortiguado por el tiempo y situación actual, ahí está. En este caso tenemos importaciones foráneas y también interautonómicas.

Los colectivos de pesca sin muerte son especialistas en desvirtuar la razón de su propuesta y además confunden a las administraciones con cantos de sirena, que para nada están inspirados en la quinta de Beethoven. Ya sé que, a base de contarle a los políticos responsables “…que hay que modernizarse y que Galicia no puede quedarse atrás del resto de España, que hay que mirar  hacia  Castilla-León y como les va con su ley de pesca!, que en tales y cuales países del mundo también está en alza o casi implantada nuestra propuesta…” y como el político/a la mayoría de las veces no sabe nada de ese mundo que nos ocupa ni tampoco quiere aprender, así van ganado posiciones a costa de un bajo o nulo sentido analítico del que toma las decisiones. La pesca tradicional, señoras y señores, nunca ha originado una fractura social como la que generan estos colectivos en toda la España que conozco. Su comportamiento es conductual, conductual Srs. que significa acción de conducta, no discusiones bizantinas. Y su conducta es que ha dejado sin pescar a miles, muchos miles de pescadores, se han cerrado, como consecuencia, innumerables tiendas de pesca, han bajado de forma drástica el número de licencias expedidas, se han divido por un factor 3/4/5… la solicitudes de permisos en acotados y si una comunidad no se alinea dicen que esta retrasada.  Y a su modalidad la califican “pesca conservacionista”. ¡Hay que tener morro! ¿No es suficientemente halagador que Galicia se parezca a Asturias en su gestión de pesca? y ¿a Portugal? y ¿a Francia? y ¿a Alemania? ¿Es esa la versión del Estado de Bienestar que quieren ofrecer nuestros gobernantes a los pescadores tradicionales?  Potencialmente 40.000 pescadores para casa ¿es esto?

 

UN POCO DE HISTORIA

En 1653 Izaak Walton ya describe la captura y suelta en “El perfecto pescador de caña” la obra cumbre de la literatura mundial de pesca siendo, probablemente, Inglaterra el país de origen, aunque fue en USA a mediados del siglo XIX donde comenzó a extenderse como medida para conservar stocks en contraste con el continente europeo en donde el pescado era visto como fuente de alimentación.

Si nos situamos unos 20 años atrás, esta pesca ya estaba muy extendida en USA y se propagó por Europa siendo el Reino Unido la fuente de cultivo y extensión de esta modalidad y aunque algunos pescadores de salmón escoceses que he conocido, no estaban entusiasmados con esta modalidad, los ríos de la costa oeste escocesa, masacrados por las granjas de salmón, sirvieron de plataforma de lanzamiento. La cuestión era mantener una pesca sostenible en varios ríos y lo cierto es que apenas tuvo influencia, porque la causa, las granjas de salmón, no desapareció. A partir del 2005 entra en juego Islandia, quizás el mejor país del mundo para la pesca en general y del salmón atlántico en particular, debido a la gran cantidad de pescadores ingleses y norteamericanos que la visitan. Pero Islandia, al igual que Galicia, es un país de sólidas tradiciones y sus habitantes son amantes del pescado como fuente alimenticia, ha frenado el avance de esta modalidad de forma considerable. De hecho, revisando las estadísticas islandesas de este año tengo dudas si hay 2 o 3 ríos entre los diez primeros en donde esta modalidad es obligatoria. En la actualidad, (en referencia a pesca de salmón) en Escocia, por encima del 90% es captura y suelta, en Rusia (Península de Kola) prácticamente el 100%, y en Irlanda, Noruega e Islandia entre 20-40%, por supuesto USA y Canadá es el 100% (costa Este) aunque en Estados Unidos el salmón atlántico roza la extinción. Los resultados de la aplicación obligatoria de esta forma de entender la pesca produce resultados muy contradictorios, por ejemplo el río Dee en Escocia, que ya lleva más de los citados 20 años de captura y suelta obligatoria, los datos son muy poco alentadores por descensos casi anuales de las poblaciones salmoneras. Contrariamente el río North Esk, mantiene unos excelentes stocks combinando la pesca tradicional con captura y suelta. En su conjunto, Escocia ha perdido más de un 40% de sus capturas en unos 10 años

En cuanto a truchas, no me atrevo a dar datos porque son muy poco fiables y me quedo con lo que creo a través de la experiencia y contrastadas opiniones, en línea con lo aplicable al salmón. En el Reino Unido (excepto Irlanda) debe ser casi total la devolución tras captura y en los países nórdicos todo lo contrario. Por ejemplo en Islandia, con alguna excepción en determinados lagos, no hay obligatoriedad de devolución de estos peces al agua y es totalmente optativo para el pescador. Cuestión diferente es el reo, pez que puede alcanzar los 10 kilos en algunos ríos del sur del país y quizás se alcancen cifras de devolución entre el 10-20%. En los países anglosajones la logística del reo es similar al salmón.

En resumidas cuentas Srs. no es lo que le dicen al ciudadano de a pie, ni a la administración, es lo que es. Los países con elevados datos de devolución son aquellos en los que el pescado no forma ni ha formado parte de dieta, lo que nada tiene que ver con España ni con Galicia, claro está. Nadie pretende vivir de lo que se pesca, ¿pero con qué derecho nos prohíben comernos una trucha de vez en cuando, que es para lo que da los cupos que tenemos? ¿Es que está declarada la trucha en peligro de extinción? Pues adelante, trabajen en ello y cuenten con mi apoyo, pero eso no les vale, ¿verdad?, porque implica vedar ríos y eso no lo quieren. Lo que quieren es asimilar “su” pesca sin muerte a las vedas, lo cual implica que al pez la da lo mismo que un ciudadano con el agua al cuello le meta un anzuelazo, lo arrastre a la orilla, le quite el anzuelo, lo deje medio tocado y/o ciego, que vivir en paz coleteando en una corriente, ¿no es así?

 

LA ECONOMÍA Y EL MÉTODO

La economía es un factor determinante, como de tantas cosas en esta vida, en la extensión y la expansión de la pesca sin muerte. Sin tal factor todo sería diferente y es algo que se acepta y se reconoce como tal en otros países, sin que nadie se rasgue las vestiduras. Como ya he mencionado, se importan cosas pero mal y este es un claro ejemplo. La pesca es un negocio como otro cualquiera en muchos países y esta modalidad abrió sus puertas a iniciarla en manera mucho más potente que la tradicional. Recuerdo que en Escocia se podían conseguir permisos de pesca por 5-10 libras y con cierto chance de pescar un salmón, pero desde principios de este siglo nada de eso. La pesca en la mayor parte de los países del Arco Atlántico, es totalmente privada lo cual invalida cualquier comparación con nuestro país donde la pesca es, básicamente, pública. El método es muy simple, el propietario/arrendatario de un río o de un tramo vende permisos bajo la condición de devolver las capturas y el pescador lo acepta pues a su parecer el río no sufre los huecos de peces producidos por los pescadores clásicos. El dueño también se beneficia al no tener que hacer repoblaciones, al asumir que el río se autocontrola, lo cual no es necesariamente cierto pero lo parece y el río está mucho más solicitado y en consecuencia los precios van en alza y en función de las estadísticas de capturas. La idea de origen USA (ya hace muchos años que pagué una pasta a los indios Cherokee, en una reserva india, por pescar en un río de Carolina del Norte y veían con buenos ojos si soltabas las truchas), pero en Europa fue Inglaterra el promotor. En Escocia se impuso rápidamente y en la Península de Kola (Rusia), la práctica totalidad de los mejores ríos salmoneros están en manos inglesas y son estrictamente sin muerte. En Islandia, como he mencionado, son mucho más conservadores pero en algunos ríos (tal vez 5 ó 6) de la costa norte y este, propiedad de un conocido y adinerado empresario, perteneciente a una gran petroquímica inglesa. Los ríos islandeses que posee en propiedad implican, según las leyes del país, comprar tierras y granjas a lo largo y ancho del río, un pastón vamos y el pescador, sin muerte naturalmente, puede llegar a pagar 3.500 € por día (río Selá). No importa, son felices, van en helicóptero, llegan en avión privado a un aeropuerto próximo, presumen de haber pescado en el río más caro del mundo y por supuesto se alojan en un lodge de super lujo. En Islandia todos los ríos sin muerte son más caros o mucho más caros que los tradicionales, aunque sin llegar a la barbaridad del Selá. Son muchos, pero muchos, los pescadores que si les informan que tal o cual río en una determinada época del año se autoriza la pesca clásica ya lo rechazan independientemente que sea mucho después de haber ido. Esto es el no va más del clasismo más excluyente. En España también se va aprendiendo y ya existen pescadores, sin muerte, que ofrecen sus servicios como venta online e incluso venta de casas al lado de un río que tiene pesca sin muerte, claro. Por supuesto que no me parece nada ilegal ni tampoco estoy en contra, otra cosa sería provocar, a través de la administración, la declaración de un río/tramo sin muerte para hacer negocio y/o influir vetando determinadas artes o modalidades para vender su producto, aunque sea a costa de cerrar una tienda de pesca. En España, donde la pesca es básicamente pública, el pescador sin muerte -hablando como colectivo- pretende pescar en ríos sin competencia de la pesca clásica, evitando los huecos generados por los pescadores y nos cuentan que es lo que se impone en otros países o lugares que ya hemos visto lo diferente del significado. Pero importar, lo que se dice importar no lo importan todo. ¿Es importado el nombre pesca sin muerte? ¿y que me dicen de seguir pescando mucho más allá de las épocas de veda?

 

CAUSAS DE MORTANDAD TRAS CAPTURA Y SUELTA (CyS)

Partiendo del elemental principio de que el que devuelve un pez al río, le da una oportunidad de seguir viviendo y el que lo mete en el cesto lo deja sin ninguna, vamos a ver si es aplicable a la pesca sin muerte aquella sentencia química que dice: no todo es oro lo que reluce, ni plata lo que se ennegrece.

Para abordar este tema, consulté diversos trabajos pero tomé como referencia un estudio, serio a mi parecer, que se ha llevado a cabo en Noruega, trata el tema desde muchos ángulos y con el rigor que se le supone al “Comité Científico Noruego para Alimentación Saludable” que se apoya, nada menos, que en más de 200 referencias bibliográficas, aunque quizás alguien lo tache de un tanto antiguo (17.03.10), pero muchas evaluaciones no están influidas por el paso de los años (si alguien tiene interés, como mucho gusto se lo paso) :

Risk Assessment of Catch and Release (Evaluación de Riesgos de Captura y Suelta).  El título ya nos indica que esta modalidad tiene, lo que estos colectivos callan, riesgos para el pez. En el estudio enumeran una serie factores de influencia para la supervivencia del pez que obviamente me limitaré a enumerarlos, añadiendo algún comentario pero sin entrar punto por punto en todos los apartados.

Consideraciones antes y durante la captura:

  1. Clavado, cansado y emplayado
  2. Manejo del pez durante toda la operación de captura
  3. Estrés
  4. Miedo
  5. Tipos de anzuelos, formas y tamaños y como extraerlos
  6. Cebos naturales o artificiales
  7. Anzuelos con arpón (muerte) o sin él.
  8. Extracción del anzuelo

Consideraciones durante y después de la devolución del pez al agua:

9. Tiempo de recuperación

10. Heridas infectadas y enfermedades infecciosas

11. Reproducción

12. Depredación

13. Mortalidad y tiempo tras retorno al agua

14. Relación entre mortalidad y temperatura del agua (salmón atlántico)

Antes de empezar con las consideraciones por apartados, debo señalar que conozco a poca gente en estos colectivos que sepan que la mortandad puede ser inmediata o diferida en el tiempo, es decir el hecho que devolvamos un pez al agua y salga nadando, no implica que no se muera en las siguientes 72 horas, algo que he visto varias veces independientemente del pescador y cebo utilizado.  De los apartados enumerados empezaré por uno que sé que les priva (apartado 5). Los estudios, en general, ponen de manifiesto que los cebos artificiales son más inocuos que los naturales si bien ambos pueden producir heridas y muerte. Es muy importante considerar los apartados 5, 7 y 8, en donde la forma, el tamaño, arpón y método de desanzuelado, se consideran claves para la supervivencia. Los anzuelos circulares son menos dañinos, aunque no siempre prácticos, sin arpón aumenta también la supervivencia con ambos cebos (volveré a este tema más adelante) y la utilización de un adecuado desanzuelador reduce la mortandad. El estrés, a diferencia del dolor, se sabe que los peces lo sufren, tanto más cuanto más tiempo se juegue con él. Se estima que un pez pequeño puede tardar unas cuatro horas en recuperarse sin aparentes secuelas, pero un salmón puede llegar a morirse. La adrenalina y noradrenalina son segregados por peces bajo estrés de forma análoga a los mamíferos y hay investigadores que asocian el estrés en peces a una pérdida de fertilidad. También sufren miedo lo que ha sido ampliamente demostrado por diferentes grupos de investigadores. Segregan algunas hormonas causantes del miedo, como cortisol, y además se ha probado la eficacia de determinados ansiolíticos usados en mamíferos, como algunas benzodiacepinas.

Todos los apartados enumerados pueden causar mortalidad en mayor o menor medida, dependiendo de las circunstancias y del cuidado y manejo del pescador, pero hay dos que son determinantes, en términos cuantitativos: el tiempo del pez en exposición directa al aire y la temperatura del agua.

Por lo que he visto, y aunque hay de todo, la mayoría de los pescadores tratan de hacerlo correctamente y por este lado no veo mayores problemas (aunque según el trabajo, la mortandad puede llegar al 80%, tras un minuto al aire en trucha arco iris), pero la temperatura es otro cantar. En estudios llevados a cabo en laboratorio y a pie de río, para salmón, la mortandad es del 0-6% a17-18 ºC, a 20ºC sube al 20% y a 22ºC al 40%. Es decir la mortandad varia exponencialmente con la temperatura. Es cierto que el estudio está hecho para el salmón y quizás la trucha, sobre todo por su tamaño, combatividad o hábitat, no ofrece una larga lucha y sufra menos las consecuencias. En cualquier caso y considerando una ley física que nos advierte de la disminución del oxígeno disuelto en el agua con la temperatura, lo que inhibe la recuperación del pez tras suelta, la administración no puede, es más no debe, autorizar esta pesca tras la veda general. No es nada inusual que en Galicia, las temperaturas de los ríos superen o alcancen los 20-22ºC (las he medido no pocas veces y en diferentes ríos) durante la época veraniega y si no tienen estudios pues hay que hacerlos, busquen información en la literatura científica adecuada, consulten con sus técnicos y lo que quieran, pero como medida preventiva tendrían que prohibirla. Como le gustan los precedentes y las importaciones les diré que en 2018 Noruega suspendió pesca, al menos de salmón, bajo la modalidad CyS por elevada temperatura del agua durante todo o una parte del verano. Igualmente, en un artículo magníficamente bien documentado, Pelayo Melón publica en La Voz de Asturias (5.03.2020) un trabajo titulado “El salmón y las altas temperaturas”, que nos describe como los pescadores del rio Avon (sur de Inglaterra), que es estrictamente CyS, acordaron voluntariamente que cuando la temperatura del agua, en un punto y hora dados, superaba los 19ºC suspenderían la pesca.

Como el lector entenderá, con los riesgos que conlleva para el pez este método de pesca llamarle pesca sin muerte, supone lo siguiente:

  1. Engañar a todo Dios.
  2. Como sin muerte es sinónimo de inocuo, pescar todos los meses que sea menester.
  3. Largar a los demás pescadores que no comulgan con estos y quedarse con todos los ríos que la administración les permita, por el mismo procedimiento que han utilizado en otras comunidades.
  4. Le contamos al viandante que nuestra pesca es verde, limpia, ecológica y sostenible. Acto seguido nos aplauden y los ecologistas que están en los comités respiran profundamente, tras colarle a la sociedad el apoyo a un colectivo que se divierte a costa del malestar de los peces. Ecologistas, que hasta donde yo sé, nunca nos han apoyado (creo que la potente organización ecologista PeTA nos prefiere, algo es algo).
  5. Si alguien pregunta de dónde han tomado el nombre “pesca sin muerte”, contestan de “catch and release”. Oiga, mire es que yo voy en primero de BUP y mi profe de inglés me dice que catch and release significa captura y suelta. Sin duda el alumno, listo donde haya, concluirá pensando ¿qué traductor tan ferrocarrilano habrán utilizado estos señores que se creen más listos que los demás para hacer una traducción tan mala? Ya lo tengo, piensa el chico, es que les conviene esa es la razón. Por cierto, esta nomenclatura no está extendida por toda España, en Madrid utilizan la traducción del alumno captura y suelta (C y S), aunque sea lo único positivo que han hecho en esta Comunidad. A Madrid, capital de España, no le queda ni un solo metro lineal de río para pescar trucha común por el procedimiento tradicional, con horror y desesperación de todos los pescadores que conozco. ¡Que gente, que administración y que calidad humana!

 

EPÍLOGO

Llegados hasta aquí, empezaré por decir que al colectivo CyS nadie les prohíbe, ni les ha prohibido nada. Pescan a su gusto, con el tiempo y horario que consideran oportuno, tienen más tiempo de pesca al año que nadie, se les supone buenos chicos que devuelven correctamente sus capturas al río, han conseguido “privatizar” muchísimos ríos porque solo pescan ellos y no el resto de los mortales, pero también pueden pescar, y así lo hacen, donde el resto. No solo solicitan dos días más de pesca para ellos solos por semana, sino que además pretenden dejar sin pescar con cebos naturales, indiscriminadamente, a todo el colectivo mayoritario partir del uno de Mayo, esto en Galicia la región geográfica española con más ríos trucheros y en donde la pesca con miñoca está tan integrada en pesca, como en gastronomía lo están el lacón con grelos en Carnavales o el pulpo en San Froilán. La pesca con miñoca es una las formas más artísticas de pesca cuando es correctamente practicada (Neil Graesser, un autor de libros que algún miembro de estos colectivos ha citado), siendo más difícil que varias modalidades de pesca con mosca de la que tanto presumen, algo que está ampliamente documentado.

Existen pescadores CyS que practican su modalidad porque simplemente les gusta la idea de devolver un pez vivo al agua y yo conozco ejemplos, pero no son estos los que quieren arrinconarnos para tener más espacio fluvial, lo usen o no, son deportistas que comparten sus vivencias con los demás a cambio de nada.

No quisiera terminar sin expresar mi opinión sobre algunos aspectos de la pesca tradicional que entiendo que necesita una actualización (que para muchos pescadores ya está en uso), que supongo limitaría esta continua persecución que estamos sufriendo y que sin duda ayudaría a las poblaciones trucheras:

  1. Utilizar anzuelo sin arpón (muerte), que no es necesario comprar, con un alicate se eliminan totalmente. Llevo 16 años usando los anzuelos así preparados y no tengo constancia de un solo pez perdido por ello. Es tremendamente útil para desanzuelar y la mortandad disminuye espectacularmente cuando queremos/tenemos que devolver un pez al agua y creo que los técnicos de Medio Ambiente lo podrían corroborar. No lo recomendaría para el salmón porque una pérdida de este pez en nuestra región puede suponer años antes de repetir la hazaña y el efecto psicológico sería muy negativo. También y cuando pinten bastos, puede cortarse el hilo y al agua, pues no es la ruina de nadie.
  2. Si optamos por la modalidad tradicional, debe ser con todas las consecuencias. Al completar el cupo de capturas, plegamos la caña y para casa.
  3. No meter peces vivos en el cesto.

A la Dirección General de Medio Ambiente, que he defendido justamente en un artículo publicado en la Voz de Galicia el pasado mes de Mayo, cuando  algunos de estos grupos les habían dado la espalda, por posicionarse  a favor de  la práctica de la pesca en Galicia en firme oposición  al Gobierno Central , quiero decirle que le he dedicado muchas horas en escribir estas líneas tras haber consultado abundante bibliografía y en ningún momento he tratado de sesgar, ampliar, exagerar o simplemente mentir sobre cualquiera de los datos que aquí figuran Pero si Vds. creen lo contrario retírenme la licencia de pesca, que pocas cosas me pondrían más triste, pero lo daría por bien empleado si a cambio acaban con esta persecución anual con la que nos obsequian estos colectivos. Ya está bien, señoras y señores.