Proyecto Migra Miño-Minho

El proyecto Migra Miño-Minho es el único proyecto de cooperación transfronteriza España-Portugal candidato a obtener el galardón de la 6ª edición del Premio Europeo Natura 2000 organizado por la Comisión Europea. Obtener este Premio Europeo Natura 2000 supondría la mejor manera de cerrar el trabajo realizado iniciado en el 2017 con Portugal, destacando la protección y conservación de las poblaciones de peces migradores en la eurorregión Galicia-Norte de Portugal.

Hace un tiempo ya habíamos compartido esta iniciativa. A las doce de la noche del día 27 de abril finalizará la posibilidad de poder votar. Os animamos a que votéis por este proyecto. Debéis tener en cuenta que al votar os mandan un mail de confirmación de [email protected]. Yo lo tenía en la carpera de Spam. Debéis confirmar en el primer link vuestra votación. A continuación, os dejo el link para que votéis y una traducción en la que podría haber errores puesto que está sacada de nuestro amigo Google.

Esta iniciativa transfronteriza, el proyecto Interreg Migra Miño-Miño, implica la colaboración entre seis instituciones gubernamentales y científicas de España y Portugal y se centra en la cuenca del río Miño, que forma alrededor de 80 kilómetros de la frontera hispano-portuguesa. Se llevaron a cabo actividades en seis espacios Natura 2000: cuatro en España y dos en Portugal. Además, las acciones tuvieron un impacto positivo en otros dos lugares Natura 2000, uno en cada país.

La cooperación tuvo como objetivo abordar la disminución de las especies de peces migratorios que ha sido causada principalmente por la degradación de los hábitats del río Miño debido al desarrollo de presas, así como por la sobrepesca.

Para hacer frente a estas amenazas, los socios llevaron a cabo una serie de actividades que incluyen la eliminación o permeabilización de 11 obstáculos y el patentamiento de una innovadora tecnología de escalera de peces que recuperó e hizo que 44 km de vías fluviales fueran accesibles para los peces migratorios en cuatro afluentes. El proyecto también translocó 300 000 anguilas pequeñas y 117 000 salmones juveniles a diferentes afluentes en ambos países.

También se estableció una estrategia coordinada y estandarizada entre los dos países para desarrollar estándares de gestión fluvial y regulaciones de pesca para el río Miño. Finalmente, el proyecto creó conciencia de la población local y de los pescadores sobre la importancia de la conservación y mejora de las poblaciones de peces migratorios.

Los resultados incluyeron la mejora de las principales especies de peces migratorios que se encuentran en el río -salmón, anguila, sábalo, trucha de mar y lamprea- y del estado de conservación de 9 027 hectáreas de hábitats fluviales -incluidos los bosques aluviales prioritarios de la UE y los bosques de robles galicio-portugueses-.

La sostenibilidad de los resultados está garantizada por una red integral y funcional en la que participan las principales partes interesadas, y mecanismos que permiten la implementación continua de las actividades a través del desarrollo y la adopción de normas de gestión comunes.